Edificio de UBS

 

El pasado viernes, la Corte Federal de Suiza, máxima instancia judicial, ordenó a la Administración Federal de Impuestos, FTA por sus siglas en inglés, a cooperar y entregar a las autoridades francesas información de unos 40,000 clientes franceses o que han vivido en Francia del banco suizo UBS.

En mayo de 2016 las autoridades fiscales de Francia solicitaron ayuda a la FTA en Suiza para obtener información de franceses o residentes en Francia que posiblemente ocultaron bienes en Suiza para evitar pagar impuestos, como lo hizo en su momento la heredera del emporio de belleza Nina Ricci, quien fue condenada por evasión fiscal. En febrero de 2018 la FTA accedió a prestar asistencia y ordenó a UBS a entregar la información solicitada a las autoridades francesas.

UBS y sus accionistas se negaron a cumplir y presentaron un recurso ante la Corte Federal Administrativa, la que falló a favor del banco. La FTA llevó el asunto ante la máxima autoridad judicial del país europeo.

Con una decisión de dos a uno, este viernes los magistrados suizos ordenaron a UBS a entregar la información detallada de las cuentas de miles de clientes franceses sospechosos de haber ocultado fondos en Suiza, incluyendo nombres y direcciones. También resolvieron que la información entregada no puede ser usada por la fiscalía francesa en el proceso penal que en París se desarrolla en contra de UBS.

Este proceso se refiere a la acusación que la fiscalía francesa presentó en contra de UBS y de su filial francesa por haber ayudado a clientes franceses a cometer fraude fiscal entre 2004 y 2012. En febrero de este año el banco fue encontrado culpable de lavado agravado de procedencias de evasión fiscal y se le impuso una multa de 3.7 millones de euros. UBS está apelando la decisión y es en este proceso de apelación en el que la fiscalía francesa no podrá usar la información que UBS entregue a autoridades fiscales.

En 2009 UBS también fue imputado en los Estados Unidos por ayudar a ciudadanos estadunidenses a evadir impuestos. A partir de la acusación que presentaron en contra de a Raoul Weil, alto ejecutivo de UBS, por conspirar para cometer evasión fiscal, el grupo financiero UBS llegó a un acuerdo con el gobierno de los Estados Unidos y pagó una multa de 780 millones de dólares. El acuerdo además incluyó la revelación de los nombres de 4,450 clientes que habían evadido sus impuestos en los Estados Unidos, pese a las leyes suizas de secreto bancario que imperaban en ese momento.

La solicitud de información fiscal al banco suizo llegó incluso a la Corte Europea de Derechos Humanos instancia ante la cual un ciudadano argumento que si se entregaba esa información se violaba su derecho a la vida privada. En este caso, la Corte concluyó que los intereses económicos de Suiza prevalecían sobre su privacidad individual, negando la pretensión.

Mediante comunicado de prensa, UBS dio a conocer su reacción a la sentencia del viernes del máximo tribunal suizo: “Tomaremos nota de la decisión que revierte una sentencia de 2018 de la Corte Federal Administrativa de Suiza que siguió a una apelación de la autoridad fiscal suiza”.

“Cuidadosamente revisaremos el veredicto escrito. Independientemente de la decisión, es importante hacer notar que la Autoridad Federal Suiza de Impuestos nos ha asegurado que la información no podrá ser usada en contra de UBS en el proceso penal en curso en Francia. Esto fue también una clara expectativa de la Corte el día de hoy”.

Especialistas opinan que la decisión tomada el pasado viernes es clave para el futuro de los servicios de banca en Suiza.

Más información swissinfo.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net