Cuaderno, con bolígrafo azul sobre mesa de madera

Se verifica proceso para determinar si documentos con borradores de canciones de The Eagles, es material robado

En un tribunal en Manhattan, Nueva York, Estados Unidos, se está ventilando un caso en que tres personas están acusadas de haberse hecho ilegalmente de páginas escritas a mano por Don Henley y Glenn Frey, cofundadores de The Eagles, banda de rock de los años 70.

El asunto encuentra su antecedente a finales de la década de los años 70, cuando los integrantes de la agrupación contrataron a Ed Sanders, autor de un libro sobre la secta de Charles Manson, para escribir un libro sobre la banda. El libro se escribió, pero no se publicó porque Don Henley, según declaró este martes, encontró sin mucha sustancia el resumen que le entregaron, para lo cual dio acceso a Sanders a su granero en Malibú, California, en donde guardaba documentos, entre ellos los borradores de las canciones que escribía con Glenn Frey, una de ellas Hotel California.

En 2005, Sanders vendió a Glenn Horowitz, un librero de Manhattan, los documentos a los que tuvo acceso en Malibú, quien a su vez los vendió en 2012 a Craig Inciardi, curador del Salón de la Fama del Rock & Roll, y a Edward Kosinski, propietario de un sitio de subastas en línea, quienes intentaron revender parte de los documentos a través del sitio de Kosinski y de las casas de subastas Christie's y Sotheby's.

Lo interesante es que Horowitz, Inciardi y Kosinski son acusados de intrigar para poseer propiedad robada, pero no Ed Sanders, situación que los abogados de la defensa han expuesto en el sentido de que si Sanders no robó los documentos, no se trata de propiedad robada y no hay acusación contra sus representados.

La semana pasada, al inicio del proceso, la fiscalía expuso que la intriga o conspiración inició cuando Inciardi y Kosinski intentaron vender parte de los documentos, pero Don Henley objetó la venta diciendo que era material robado y exigiendo que se lo regresaran. Los dos acusados no devolvieron el material y continuaron con sus planes de venta en las casas de subastas Christie's y Sotheby's con parte del material.

En 2016, la oficina del fiscal de distrito confiscó 16 páginas que habían entregado a Sotheby's, así como 85 páginas almacenadas en la casa de Kosinski en Nueva Jersey.

En la acusación se expone lo que la Fiscalía dijo, fue el esfuerzo de Horowitz por crear una historia falsa sobre el material, que incluía la idea de que provenía de Glenn Frey, quien había fallecido recientemente, en lugar de Henley. Horowitz le escribió a Sanders en 2017 que identificar a Frey como la fuente “haría que esto desapareciera de una vez por todas”, según la acusación. Sin embargo, Horowitz terminó por reconocer que esa afirmación estaría en desacuerdo con un relato diferente que Sanders había dado en un correo electrónico 12 años antes.

En ese correo electrónico de 2005, Sanders le escribió a Horowitz diciéndole que había revisado una gran cantidad de material de archivo de los Eagles mientras “se hospedaba en casa de Henley en Malibú”.

Durante la declaración de este martes, Don Henley confirmó que dio acceso a Sanders a toda la documentación y que no le pidió que se la devolviera, pero que nunca le transmitió la propiedad. Así, la fiscalía dijo que si Sanders no devolvió el material prestado, se trataba de un robo. ¿Por qué, entonces, no están acusando a Sanders? No queda claro.

El caso se está ventilando ante el juez Curtis Farber quien, sin jurado, decidirá si esta documentación, que Henley describió como “los detritos, por así decirlo, que quedan de la composición de canciones", siendo “cosas que se supone que nadie debe ver", fue robada o no.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial vinculando y citando www.miabogadoenlinea.net

Pin It