Hissene Habré

El lunes de esta semana, el juez de Burkina-Faso, Gberdao Gustave Kam, presidente del tribunal creado en Dakar, Senegal, para procesar por crímenes contra la humanidad al ex dictador de Chad, Hissene Habré, leyó el veredicto en el que se condena a este hombre a cadena perpetua por la muerte de más de 40,000 personas en Chad durante su régimen que inició en 1982 y terminó en 1990.

La condena de cárcel de Habré, cuyas víctimas habían buscado justicia por más de 25 años, se cumplirá en la prisión de Campo Manuel, cerca de Dakar, la cual fue reacondicionada para este proceso.

El Tribunal, que rehusó la confiscación de bienes del procesado, como lo solicitaba la fiscalía, fue creado especialmente para procesar al ex dictador. Se trata de un proceso y de una sentencia importante porque es la primera que se dicta en contra de un ex mandatario por un tribunal creado y respaldado por la Unión Africana.

La apertura del proceso en julio de 2015 fue histórica pues las víctimas siguieron un muy largo y tortuoso camino para llegar a este proceso, mientras Hissene Habré vivió largos años en el exilio en Senegal protegido por el ex presidente de ese país, Abdoulaye Wade.

Debido a la presión de varios grupos de derechos humanos, como Human Rights Watch, la fiscalía en Senegal decidió en el año 2000 presentar cargos contra el ex dictador de Chad, pero una corte de ese país señaló que Habré no podía ser juzgado en ese país porque los delitos que le eran imputados no habían sido cometidos en Senegal y por tanto se carecía de jurisdicción.

Algunas víctimas de Habré, entre ellos tres belgas, recurrieron a los tribunales de Bélgica, país en donde está prevista la jurisdicción universal según la cual se puede juzgar a una persona por haber cometido crímenes contra la humanidad sin importar el país, y se emitió orden de arresto contra Habré en 2005 por tortura, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra cometidos durante su mandato presidencial y solicitó a Senegal su extradición.

Sin embargo, Senegal no procedió con la extradición y en su lugar, a petición de la Unión Africana, modificó su Constitución y sus leyes para incluir la jurisdicción universal y así poder proceder judicialmente en contra de Habré.

Mientras, en el Chad se siguió juicio en ausencia en contra de Hissene Habré, encontrándolo culpable de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad y sentenciándolo a la pena de muerte en agosto de 2008 y emitiendo la correspondiente solicitud de extradición a Senegal, la cual fue detenida en julio de 2011 por la apelación de la entonces Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay.

La Corte de Justicia Internacional, instruyó en julio de 2012 iniciar en Senegal el proceso en contra del ex dictador de Chad, Hissene Habré, o de lo contrario proceder a su extradición a Bélgica.

En lugar de la extradición, el nuevo presidente de Senegal, Macky Sall, ordenó la implementación de un tribunal para juzgar al ex dictador. De esta forma, en febrero de 2013 se instalaron en Dakar, Senegal, las Salas Africanas Extraordinarias conformada por cuatro salas especiales presididas por jueces de Senegal y de otros países de África nombrados por la Unión Africana, con el objetivo de procesar a Hissene Habré y a sus colaboradores.

De las investigaciones de este tribunal especial, se imputaron a otras dos personas como sospechosos de actos de tortura y homicidio. Sin embargo, y pese a un acuerdo de cooperación, Chad ha negado la extradición de los sospechosos alegando que primero serán procesados en ese país, lo que implicó la postergación del inicio de este proceso e incluso la solicitud de los abogados de Habré en noviembre de 2014 para que su representado fuera liberado incondicionalmente.

Dicha solicitud fue rechazada y en febrero de 2015 el tribunal emitió una declaración en el que señalaba que había recolectado suficiente evidencia por lo que el juicio inició pese a la ausencia de los dos coacusados.

El proceso no fue sencillo pues desde el primer día de ausencia Habré interrumpía frecuentemente gritando que no reconocía la jurisdicción del tribunal e incluso hubo ocasiones en que tuvo que ser presentado a la fuerza debido a su renuencia a asistir a las sesiones del tribunal.

Hissene Habré, nacido en Chad en 1942, tiene 15 día para presentar una apelación por lo que no es una sentencia firme aún.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de telegraph.co.uk