El lunes de esta semana Ellen Pao, la abogada despedida de una de las empresas de capital de riesgo más importantes de Silicon Valley, presentó en la corte de San Francisco un aviso de apelación del caso que perdió y en que acusó a la empresa de despido injustificado por discriminación en razón de género, demanda que puso de relieve la discriminación a las mujeres en el mundo empresarial del desarrollo tecnológico.

Ellen Pao presentó su demanda en mayo de 2012 acusando a Kleiner Perkins Caufield & Byers, su antiguo empleador, de haberla tratado "vilmente, maliciosamente, de manera fraudulenta y opresiva" por "un motivo impropio y maligno que equivale a malicia." Después de un infructuoso proceso de mediación, en febrero de este año inició el juicio por discriminación que tras cinco semanas de duración terminó por desechar las cuatro acusaciones presentadas en contra de Kleiner, una de las empresas de capital de riesgo más prominentes en Silicon Valley, que ha apoyado empresas de tecnología como COMPAQ, Netscape, Symantec, Sun Microsystems, Amazon.com y Google, entre otras.

Como resultado de este proceso Ellen Pao fue condenada a pagar a Kleiner casi un millón de dólares por gastos judiciales. En abril de este año Kleiner ofreció condonarle la deuda si se abstenía de apelar el caso.

Con el aviso presentado el lunes de esta semana ante la corte se entiende que la abogada Pao declina el ofrecimiento de Kleiner y gana 40 días para presentar en específico los términos sobre los que presenta su apelación. Se especula que su equipo legal procurará que se desechen algunas restricciones impuestas antes del juicio como limitaciones de acceso a la información respecto de otros empleados de Kleiner, hombres y mujeres, o la duración del caso presentado ante el jurado.

Ellen Pao está siendo representada por el mismo equipo legal que llevó la primera instancia, Alan Exelrod y Therese Lawless, según lo confirmó su representante Heather Wilson.

En una conferencia que la abogada Pao confirió la semana pasada en Rancho Palos Verdes, California, dijo que no pretendía convertirse en un símbolo y que la demanda se trataba de contar su versión de la historia. Una historia que nos está prometiendo una segunda parte.

Más información Recode.net

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net