Después de un infructuoso proceso de mediación, esta semana iniciará el juicio por discriminación presentado por la abogada Ellen Pao en contra de una de las empresas de capital de riesgo más prominentes en Silicon Valley, Kleiner Perkins Caufield & Byers que ha apoyado empresas de tecnología como COMPAQ, Netscape, Symantec, Sun Microsystems, Amazon.com y Google, entre otras.

Se trata de un juicio importante en el medio empresarial de desarrollo tecnológico que ha sido acusado frecuentemente de discriminar a las mujeres y no permitirles el acceso ni ascensos como se permite a los empleados masculinos. Así, un fallo adverso a la empresa ratificará esta política de discriminación por género mientras que un fallo favorable a la misma podría significar para algunos que se continúa con esta política discriminatoria. Es decir, es un caso en donde todos podrían perder, excepto, quizá, Ellen Pao.

Ellen Pao presentó esta demanda en mayo de 2012 y en ella acusa a Kleiner de tratarla "vilmente, maliciosamente, de manera fraudulenta y opresiva" por "un motivo impropio y maligno que equivale a malicia."

Según su demanda ella fue presionada a tener una relación con un colega casado que tomó represalias en su contra cuando ella acabó la aventura. Reclama que cuando presentó quejas por esta actitud fue discriminada dándolo calificaciones bajas lo que resultó en su despido.

Kleiner respondió a la demanda estableciendo que la aventura amorosa fue consensual y que no hubo discriminación. Señalan que la abogada Pao no permaneció en Kleiner por “no tener la habilidad de liderazgo, lograr consensos y trabajar en equipo, lo que es crucial para una carrera exitosa como un socio senior de inversiones de capital de riesgo”.

Los pormenores de la aventura, del ambiente de trabajo en Kleiner y en Silicon Valley así como cuestionables declaraciones de ejecutivos son de todos conocidos gracias a que la demanda y la contestación a la misma son de dominio público. Sin embargo algunos asuntos como la administración de inversiones han quedado a resguardo del ojo público como lo solicitó a la corte Kleiner.

Así, de acuerdo con el New York Times, “los documentos ante la corte muestran que es un lugar donde los colegas se hacen íntimos, terminan de forma complicada, trabajan incesantemente y se promueven a sí mismos sin remordimientos, un lugar, en conclusión, como casi cualquier otro lugar en América, aunque quizá un poco más cariñoso”. Lo anterior porque se sabe que la aventura de Ellen Pao empezó con relaciones sexuales en un “evento de trabajo”.

En su demanda Ellen Pao está solicitando una compensación por 16 millones de dólares por la cantidad de dinero que dejó de ganar en Kleiner por haber sido discriminada.

A las declaraciones en la demanda y la contestación se deben sumar las situaciones que se han expuesto alrededor de esta demanda y que pretenden cuestionar los motivos de Ellen Pao así como su carácter. Por ejemplo se cuestiona el matrimonio de Ellen Pao con Alphonse Fletcher Jr. en 2007, un año después de haber terminado el romance de oficina, porque Alphonse Fletcher tiene su propio historial judicial pues su empresa de fondos de cobertura quebró y los pensionados están demandando la recuperación de sus inversiones, además de haber presentado en su contra acusaciones de fraude.

Así, Kleiner veladamente sugiere que los motivos para presentar esta demanda son las dificultades financieras del matrimonio.

Pero además trascendió que un empelado de Reddit, donde Pao trabaja como jefe ejecutiva interina, escribió de forma anónima una carta a Kleiner en donde les pide que citen como testigos a empleados de Reddit para que den “información sobre conflictos con Ellen Pao”, sugiriendo que quien sabotea profesionalmente a Ellen Pao es Ellen Pao.

Y si el carácter de Ellen Pao ha sido cuestionado, la imagen pública de Kleiner también ha quedado manchada y su ética cuestionada pues se sabe que uno de los socios realizó dos eventos invitando exclusivamente a los empleados hombres y excluyendo a las mujeres por razón de género, declarando que no las había invitado porque “matarían la fiesta”.

De acuerdo con la abogada Melinda S. Riechert, del despacho de abogados especializado en alta tecnología Morgan, Lewis & Bockius, es raro que demandas por discriminación en Silicon Valley lleguen a juicio porque las partes suelen llegar a un acuerdo extrajudicial.

Sin embargo, David Streitfeld, analista del New York Times, considera que este caso será una excepción pues hay pocas probabilidades que las partes lleguen a un acuerdo satisfactorio tomando en consideración la declaración de la abogada de Kleiner, Lynne C. Hermle, sobre el proceso de mediación previo: “Decir que fue poco productivo sería subestimarlo”.

Más información Nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net