Logo de Uber

 

Corte de Apelaciones de California conforma una vez más que choferes de Uber y Lyft son empleados

La Corte de Apelaciones del Primer Distrito de California mantuvo una decisión según la cual los choferes de empresas como Uber y Lyft deben ser considerados empleados y, como tal, concedérseles todos los beneficios laborales.

Se trata de una discusión que no es nueva y que Uber ha estado peleando al sostener que son una aplicación tecnológica y no una empresa de transporte, aunque las decisiones judiciales en la mayoría de las ciudades en que operan han sostenido lo contrario.

En California, desde 2015 la Comisión Laboral del estado determinó que un conductor Uber debe ser clasificado como un empleado y no un trabajador independiente y en 2019 se aprobó una ley, identificada como Assembly Bill 5 en la que, en un intento de regular la llamada economía gig, se limitó el número de patrones que pueden ser considerados como contratistas independientes, lo que significa que quienes prestan sus servicios deben ser considerados empleados. Esta ley incluye a los choferes de Uber, Lyft y demás aplicaciones de este tipo.

En mayo, argumentando que los choferes de Uber están mal clasificados conforme con la mencionada ley, el fiscal general de California y una coalición de fiscales de las ciudades, demandaron a Uber y a Lyft para que reclasificaran a los choferes. El tribunal concluyó que Uber y Lyft debían cumplir inmediatamente con la ley contratando a los choferes como empleados y pagándoles los beneficios debidos. Como respuesta, las empresas amenazaron con cerrar sus operaciones en el estado y presentaron la apelación, obteniendo en el último momento una suspensión de la sentencia por parte de la Corte de Apelaciones que advirtió, sin embargo, que debían ir preparando un proyecto para cumplir con la ley en caso de que el fallo no les fuera favorable. El proyecto que las empresas presentan es la segmentación en franquicias para evitar contratar directamente a los choferes.

El fallo no ha sido favorable y se ordena a estas empresas a contratar como empleados a los choferes, pero esta vez el tiempo puede jugar a favor de las empresas que lograron que en las boletas electorales se presentara la Propuesta 22 para excluirlos de las disposiciones de la Assembly Bill 5 y que los choferes sigan siendo considerados trabajadores independientes. Esta propuesta se vota el 3 de noviembre y las empresas han hecho una fuerte campaña a su favor declarando que de no ganar tendrían que cerrar operaciones en muchas ciudades del estado porque contratar a los choferes les causaría un daño catastrófico por los elevados costos, argumento que para la Corte de Apelaciones no es suficiente para dejar sin protecciones laborales a los choferes.

Lyft y Uber saben desde hace varios años que el argumento de que no son patrones sino “intermediarios tecnológicos” no se sostiene y tendrían ya que tener en marcha un plan financiero para cumplir con la ley. Sin embargo siguen resistiéndose y esperan que la Propuesta 22 sea aprobada por californianos con lo que este fallo de la Corte de Apelaciones dejaría de tener sentido.

En caso de perder en la elección, podrían todavía apelar la decisión en la Corte Suprema de California, pero en 2018 este tribunal dispuso las bases de lo que debe ser considerado empleo conforme con la cual se reguló la ley que ahora Uber y Lyft combaten.

Ya veremos qué dicen los californianos en la elección.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net