Folder, lupa, secreto

 

El reporte de la comisión que en Irlanda investigó la actuación de hogares para madres e hijos, quedará sellado

Este viernes 30 de octubre se publicará en Irlanda el reporte final de la Comisión de investigación de hogares para madres e hijos que contiene las conclusiones de la investigación judicial iniciada en 2015 sobre las malas prácticas de estas instituciones respecto del tratamiento a las madres, a sus hijos y de adopciones de infantes

La investigación inició a partir del hallazgo en 2015 de cadáveres de niños enterrados en el hogar de Tuam, en el condado de Galway, uno de los 10 hogares que la iglesia católica estableció en Irlanda para madres e hijos y que funcionaron en una época en donde las relaciones sexuales extramaritales eran un tabú y ser madre soltera muy mal visto por lo que las familias solían internar en instituciones a sus hijas.

En Tuam la mortalidad infantil y la malnutrición eran problemas muy frecuentes, con un bebé o infante falleciendo casi cada dos semanas entre mediados de la década de 1920 hasta mediados de la década de 1960.

Encontrados muchos restos de bebés, se creó la mencionada Comisión de Investigación que abarcó otros doce hogares para madres e hijos con la finalidad de investigar varias cuestiones como los motivos de ingreso de las madres a las instituciones, las condiciones de vida y de atención al interior del hogar, la tasa de mortandad de madres e hijos residentes, las prácticas y procedimientos post mortem y los procedimientos seguidos respecto de los niños cuyas madres no ingresaban a la institución y su consecuente proceso de adopción, entre otros.

Cuando la Comisión independiente se creó en 2015, el gobierno acordó que el reporte final, que debía haber sido entregado hace dos años, debe sellarse durante 30 años.

La semana pasada, en medio de un acalorado debate, el Dáil, cámara baja del Oireachtas, poder legislativo irlandés, aprobó con 78 votos contra 67 una ley para que los 60,000 archivos recopilados por la Comisión de Investigación de los hogares sean transferidos a la entidad de gobierno encargada de la infancia y la familia, Tusla. La información restante será sellada durante 30 años.

Esta ley fue propuesta por el ministro para la Infancia, Roderic O’Gorman, quien señaló que la transferencia de la base de datos a Tusla será de mucha utilidad para que las personas puedan rastrear sus orígenes. Sin embargo, los sobrevivientes de los hogares, madres e hijos, esperaban que la información quedara totalmente desclasificada para que se pudiera presentar acción penal en contra de los responsables de los crueles actos que en su peor manifestación terminaron con las vidas de por lo menos 800 bebés de hasta tres años. Perseguir acción penal no será posible porque los nombres de los responsables quedarán sellados.

El ministro O’Gorman explicó que cuando en 2018 se introdujo la legislación de protección de datos de la Unión Europea, GDPR por sus siglas en inglés, sobre el derecho a la información personal, se hizo una previsión de que la información de la Comisión no sería incluida, con lo que se confirmó que sería sellada conforme con las previsiones de una ley irlandesa de 2004 y la resolución tomada en el poder legislativo en 2015 cuando se creó la Comisión.

Sin embargo el ministro, posiblemente en un intento de calmar los ánimos, dijo que ahora comprenden mejor el derecho de las personas a la información y que, aunque están atados de manos por las previsiones legales, hablará con el procurador general para saber cómo aplica la GDPR respecto de este archivo.

Para el ministro lo más importante era sacar la base de datos del archivo, para que las personas puedan de esta forma tener acceso a su identidad y eso se logró con la aprobación de la ley.

Más información irishtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net