Lugar de la explosión del coche bomba en Beirut, 2005

 

En medio de mucha expectativa se dio a conocer este martes el veredicto al que llegó el Tribunal Especial para El Líbano respecto de los cuatro procesados por el homicidio del primer ministro Rafik Hariri y de otras 21 personas, con una sola sentencia de culpabilidad.

Rafik Hariri, millonario empresario, fue primer ministro de El Líbano en dos oportunidades, de 1992 a 1998 y de 2000 a 2004. Su homicidio ocurrió el 14 de febrero de 2005, por la explosión de un coche bomba en Beirut, matando a otras 21 personas y lesionando a 226 más. Las investigaciones efectuadas en ese momento apuntaron hacia el gobierno sirio y así lo concluyó el reporte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en donde, sin embargo, no se hicieron constar responsables individuales.

Tras el homicidio, la República Libanesa solicitó a la ONU el 13 de diciembre de 2005, el establecimiento de un tribunal internacional con la finalidad de enjuiciar a los responsables del atentado, otorgando la posibilidad de ampliar su competencia a ataques ocurridos entre el 1° de octubre de 2004 y el 12 de diciembre de 2005 si el tribunal considerara que ellos están relacionados con el ataque de febrero de 2005 y eran de naturaleza y gravedad similares.

El Tribunal Especial comenzó funciones el 10 de junio de 2007 en La Haya, Países Bajos, con la premisa de aplicar el derecho penal libanés, excluyendo como sentencias la pena de muerte y trabajos forzados, aceptados por el sistema penal de ese país.

En agosto de 2011 el Tribunal confirmó las acusaciones en contra de cuatro personas, todas ellas procesadas en ausencia y de quienes, hasta el momento, se desconocen sus ubicaciones. Se trata de Salim Ayyash, Hussein Hassan Oneissi, Assad Hassan Sabra y Hassan Habib Merhi, todos relacionados con el Hezbolá. Originalmente también se presentaron cargos en contra de Mustafá Bedreddine, uno de los altos mandos del movimiento chiita en El Líbano, acusado de haber dirigido la operación en la que se hicieron explotar 2,500 Kg. de explosivos en un vehículo de la comitiva de Hariri en Beirut en febrero de 2005. Los cargos en su contra, sin embargo, fueron desechados en 2016 cuando este hombre fue asesinado en Siria.

El juicio inició en enero de 2014, tras haberse sorteado numerosos obstáculos como la oposición del propio gobierno libanés e incluso el ataque a algunos funcionarios mientras realizaban investigaciones en El Líbano, país sumamente dividido por razones religiosas y de intereses políticos creados a partir del homicidio de Hariri.

Este martes, el Tribunal Especial concluyó en la culpabilidad de Salim Ayyash por la conspiración para cometer un acto terrorista, por el homicidio de Hariri y de 21 personas más y por el intento de homicidio de otras 226 personas. Los jueces encontraron concluyente la evidencia presentada de que este hombre estaba en posesión de uno de los seis teléfonos celulares utilizados para la detonación del coche bomba.

Los otros tres procesados fueron absueltos y el presidente del Tribunal, el juez David Re, dijo que tampoco encontraron evidencia de que estuviera implicado en el acto terrorista algún otro líder de Hezbolá ni funcionarios de Siria.

“Creo que las expectativas de todos eran mucho más altas de lo que resultó, pero creo que el tribunal emitió un resultado que es satisfactorio”, declaró a los medios Saad Hariri, quien fuera primer ministro de El Líbano hasta enero de este año cuando renunció tras intensas manifestaciones sociales. El nombre de Saad Hariri estuvo involucrado en un proceso legal en Sudáfrica en contra de una modelo que declaró que el político y empresario le había regalos 16 millones de dólares.

El veredicto de este proceso se esperaba hace dos semanas, pero coincidió con la fuerte explosión de nitrato de amonio, ocurrida el 4 de agosto que costó la vida a por lo menos 177 personas, dejó lesionadas a otras 6,000 y daños materiales de entre 10 y 15 mil millones de dólares. Incluso, inicialmente corrió el rumor de que la explosión había sido un atentado terrorista relacionado con este veredicto. Resultado de esta explosión producto de la negligencia, el primer ministro renunció así como varios miembros del gobierno y ahora se hacen investigaciones para fincar responsabilidades.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen aljazeera.com