Esposas

 

La mañana del martes, autoridades del Buró Federal de Investigaciones, FBI, de los Estados Unidos arrestaron en su casa de Long Island, Nueva York, a Jason M. Kurland, quien se hace llamar “el abogado de la lotería”, acusado de varios cargos de fraude, lavado de dinero y conspiración. Junto con el abogado Kurland, las autoridades detuvieron a otras tres personas con antecedentes penales y una pésima reputación.

Con las detenciones concluyeron meses de investigación del FBI durante los que estuvieron siguiendo y grabando a Jason Kurland, de 46 años, y a sus asociados, uno de ellos Christopher Chierchio, de 52 años, señalado por las autoridades como miembro de la mafia genovesa.

Jason M. Kurland era contratado por los ganadores de la lotería para que les ayudara a invertir de forma “segura” su nuevo patrimonio. Con acceso a muchos millones de dólares, el abogado canalizaba las inversiones a negocios de sus asociados que además de Chierchio son Frangesco Russo, de 38 años, y Francis Smookler, de 45.

Russo es hijo de un integrante de la familia criminal Colombo y ese antecedente familiar lo usó cuando él y Smookler amenazaron con torturar a un joyero que dejó de pagar un préstamos. Este joyero, de nombre Gregory Altieri, tenía un negocio en el que prometía altos beneficios a sus inversores y hacia este negocio también se canalizaron fondos de los ganadores de loterías. El mes pasado, Altieri fue imputado por fraude.

Conforme con las imputaciones, los ganadores de las loterías, incluyendo a uno que ganó el año pasado 1,500 millones de dólares, pagaban un monto inicial de entre 75,000 y 200,000 dólares estadunidenses al abogado y a su firma legal, y luego mensualidades de entre 15,000 y 50,000 para la administración de sus recursos.

Los clientes del abogado Kurland, bajo su consejo, invirtieron unos 107 millones de dólares en negocios propuestos por él, perdiendo alrededor de 80 millones de dólares. Incluso en una ocasión, sin solicitar consentimiento del cliente, Kurland tomó varios millones de dólares de un fondo y los entregó a Chierchio.

El dinero defraudado fue invertido por estos hombres en membresías de clubes de golf, yates, aviones privados, un Porsche y otros autos de lujo, además de que, por supuesto, eran asiduos a tiendas de marcas de super lujo como Fendi. Chierchio, por ejemplo, vivía en un departamento en Manhattan de 11,000 dólares mensuales, fingiendo ser el propietario de un negocio de plomería.

“Los ganadores de la lotería no pueden creer su suerte cuando ganan millones de dólares y los hombres arrestados esta mañana presuntamente usaban esa sensación eufórica en su beneficio”, declaró a los medios William F. Sweeney Jr., director de la oficina del FBI en Nueva York respecto de los arrestos del martes.

Según varias llamadas y conversaciones grabadas por los investigadores, los cuatro hombres sabían que estaban cometiendo delitos y el abogado Kurland conocía perfectamente de las consecuencias de sus actos por lo que de alguna manera intuía que era cuestión de tiempo para que fuera detenido. Su apuesta es a que solo le impongan una multa y pueda salir libre para seguir operando su lucrativo negocio.

Por lo pronto, el abogado contratado por Jason Kurland se negó a prestar declaración sobre la detención de su cliente y el abogado de Christopher Chierchio declaró que su cliente no pertenece a la mafia y que espera probarlo en el tribunal.

Del despacho en el que colabora el abogado Kurland, Rivkin Radler, una vocera declaró que están cooperando con las autoridades en la investigación y que planean remover a Jason Kurland como socio de la firma legal.

En 2016, durante un entrevista concedida a Vice, Kurland se refirió a las estafas que se hacen a los ganadores de las loterías. “Muchos de estos ganadores no son suficientemente sofisticados para verlo”, dijo, “así que realmente debes confiar en los profesionales.” Lástima que este abogado no resultó ser muy profesional.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net