Emperador Akihito y príncipe heredero Naruhito

 

Este jueves, el gabinete ministerial de Japón tomó varias decisiones respecto de la ceremonia de entronización del nuevo emperador, concluyendo que las mujeres de la familia real no podrán asistir a uno de los rituales clave de la entronización.

La ceremonia de entronización del emperador se conforma de tres grandes partes y tiene fundamento en la religión sintoísta. Por fundamentarse en una religión, el pasado mes de diciembre grupos de cristianos y budistas presentaron una demanda ante la Corte de Distrito de Tokio exponiendo que estos rituales son contrarios a la Constitución japonesa que establece la separación iglesia-estado.

Es poco probable que esa demanda llegue a una resolución antes de la entronización del próximo 1 de mayo. El último ritual de entronización se efectuó en enero de 1989 cuando el actual emperador Akihito, de 85 años, ascendió al trono por el fallecimiento de su padre, el emperador Hiroito. Esta es la primera vez, sin embargo, que se puede planear la entronización pues el ascenso al trono por el príncipe heredero Naruhito no es por fallecimiento de su padre, sino por abdicación, la que ocurrirá el próximo 30 de abril. Como es la primera vez que se abdica al trono de Japón, la Dieta japonesa tuvo que crear una ley especial al respecto pues la Ley de la Casa Imperial de 1947 no prevé el supuesto.

La ceremonia a la que no podrán asistir las mujeres de la familia real, Kenji to Shokei no Gi, es aquella en la que el nuevo emperador toma posesión de la espada sagrada y de las joyas como prueba de su ascensión al trono. La decisión de evitar mujeres de la familia real en esta ceremonia se tomó considerando que en el pasado sólo ha sido presenciada por los hombres de la familia real. Sin embargo, al no tener relación de parentesco, podrán asistir las mujeres que formen parte del gabinete ministerial. Hasta el momento sólo hay una ministra, Satsuki Katayama. Esta vez, sin embargo, podrá presenciar el ritual una mujer pues en 1989 el gabinete del entonces primer ministro Noboru Takeshita no contaba con mujeres. Además de los miembros del gabinete, asistirán a esta ceremonia los líderes de la Dieta y el presidente de la Suprema Corte.

Por parte de la familia real, asistirán el príncipe Akishino, de 53 años, hermano menor del príncipe heredero, y el príncipe Hitachi, de 83 años, hermano menor del emperador Akihito. Akishino es padre del príncipe Akishino, nacido en 2006, el muy probable heredero del próximo emperador Naruhito. Lo anterior porque las mujeres no heredan el trono y Naruhito sólo tiene una hija, la princesa Toshi, nacida en 2001. El hijo de Akishino no asistirá por ser menor de edad.

A la siguiente parte del ritual, llamado Sokui go Choken no Gi, sí asistirán las mujeres de la casa real, además de legisladores, gobernadores y alcaldes.

El gabinete también decidió que un Toyota convertible será el automóvil que el emperador usará para su primer desfile de celebración con su pueblo, que se verificará hasta el 22de octubre.

La decisión de que no asistan mujeres de la familia real a la ceremonia de entronización ha generado críticas, pero tomando en cuenta la antigüedad del ritual, lo poco flexible de las normas de sucesión y el que se trata de una ceremonia religiosa, no es de extrañarse la medida. Quizá sea hasta la próxima entronización cuando las mujeres de la realeza puedan asistir. Ojalá que también para ese momento la regla que las despoja de nombre y título al contraer matrimonio haya cambiado.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net