Pastelería que negó hacer pastel con tema gay, gana caso

Tenedor en rebanada de pastel

Cuatro años y medio después de iniciado un conflicto entre una pastelería y activistas a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, la Suprema Corte británica falló a favor de la pastelería, revirtiendo los fallos en las dos instancias previas.

El conflicto empezó por el pedido de un pastel en Irlanda del Norte a la pastelería Ashers por Gareth Lee quien pedía que aparecieran los personajes de Plaza Sésamo, Beto y Enrique, con una leyenda a favor de la aprobación del matrimonio gay.

La orden fue tomada por Karen McArthur, directora de la pastelería. Pero 48 horas después llamaron a Lee para decirle que no podían hacerle el pastel como lo había solicitado. Los McArthur, dueños de la pastelería que cuenta con nueve sucursales, son cristianos practicantes que opinan que la homosexualidad es un pecado y, por tanto, no apoyan el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La negativa a la prestación del servicio fue llevada ante tribunales con fundamento en la Ley de Equidad que regula aspectos sobre orientación sexual, y que está vigente en Irlanda del Norte desde el año 2006, acusando a Ashers de discriminación y de incumplimiento de contrato. El caso de Gareth Lee fue financiado por la Comisión de Equidad y en la demanda pidieron una compensación de 30,000 libras esterlinas.

En mayo de 2015 se sentenció en contra de Ashers, condenándolos al pago de una compensación de 500 libras esterlinas y en octubre de 2016 la Corte de Apelaciones confirmó la sentencia en el entendido de que, conforme a la ley, los proveedores deben prestar “un servicio particular a todos o a ninguno, pero no a un grupo de clientes seleccionados sobre aspectos prohibidos”.

Ashers decidió llevar el caso ante la última instancia, la que ha terminado por darle la razón concluyendo que no hubo discriminación por orientación sexual.

“Ellos [la pastelería] hubieran negado hacer ese pastel para cualquier cliente, sin distinción de su orientación sexual”, señaló Lady Hale, presidente de la Suprema Corte.

“Su objeción fue al mensaje en el pastel, no a las características personales del señor Lee”, continuó la magistrada antes de añadir que “conforme con ello, esta corte sostiene que no hubo discriminación sobre la base de la orientación sexual del señor Lee”.

“Esta conclusión no es de ninguna manera una forma de reducir la necesidad de proteger a las personas homosexuales y a las personas que apoyan el matrimonio homosexual de la discriminación”, dijo Lady Hale.

“Es profundamente humillante, y una afrenta a la dignidad humana, el negar a alguien algún servicio por la raza de la persona, género, discapacidad, orientación sexual, religión o creencias.

“Pero esto no fue lo que sucedió en este caso”, concluyó la magistrada.

Independientemente de que se trata de un proceso que ha costado más de 500,000 libras esterlinas, es importante señalar que tendrá consecuencias jurídicas que muy probablemente serán revisadas nuevamente en los tribunales para fijar una interpretación a la ley, pues ya hay quienes ven el fallo como la oportunidad de negar servicios con la excusa de no apoyar un mensaje y como una victoria para la libertad de expresión y de creencias. Así, el analista legal de la BBC, Clive Coleman, se pregunta si la misma pastelería podrá negarse a hacer un pastel para un bar mitzvah o en contra de Brexit o del veganismo o de cualquier otro tema que genere división. Estas respuestas las tendremos con el tiempo.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information