Rebanada de pastel con tenedor

El Belfast, Irlanda del Norte, la Corte de Apelaciones confirmó la sentencia de primera instancia en la que una pastelería es condenada, con fundamento en la Ley de Igualdad, a compensar a un activista de los derechos de los homosexuales al haberse negado a hornear un pastel con una leyenda a favor del matrimonio igualitario.

Se trata de un importante caso que en Irlanda del Norte dividió las opiniones. El pastel fue solicitado a la pastelería Ashers por Gareth Lee y pedía que aparecieran los personajes de Plaza Sésamo, Beto y Enrique, con una leyenda sobre la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo.

La orden fue tomada por Karen McArthur, directora de la pastelería. Pero 48 horas después llamaron a Lee para decirle que no podían hacerle el pastel como lo había solicitado. Los McArthur, dueños de la pastelería que cuenta con nueve sucursales, son cristianos practicantes para quienes la homosexualidad es un pecado y que no apoyan el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La negativa a la prestación del servicio fue llevada ante tribunales con fundamento en la Ley de Equidad que regula aspectos sobre orientación sexual, y que está vigente en Irlanda del Norte desde el año 2006, acusando a Ashers de discriminación y de incumplimiento de contrato. El caso de Gareth Lee fue financiado por la Comisión de Equidad y en la demanda pidieron una compensación por 30,000 libras esterlinas.

En mayo de 2015 la juez Isobel Brownlie sentenció en contra de Ashers, condenándolos al pago de una compensación de 500 libras esterlinas, concluyendo que “los demandados ilegalmente discriminaron a quien demandó, en razón de discriminación sexual. Se trata de una discriminación directa que no tiene justificación”.

“Ellos (Ashers) están en el negocio de prestación de servicios para todos. La ley exige que hagan eso”, recalcó la juez Brownlie y añadió: “Fueron contratados sobre bases comerciales para hornear y decorar un pastel. El que demandó no pretendía apoyo ni respaldo”.

Los McArthur apelaron la sentencia con la esperanza de que la Corte de Apelaciones aceptara que “no se trató del cliente sino del mensaje”, explicando que no rechazaron a Gareth Lee por su homosexualidad, sino el apoyo al matrimonio igualitario.

Sin embargo, los tres magistrados de la Corte de Apelaciones confirmaron la sentencia de la juez Browlie en el entendido de que, conforme a la ley, los proveedores deben prestar “un servicio particular a todos o a ninguno, pero no a un grupo de clientes seleccionados sobre aspectos prohibidos”.

“En el caso presente, los recurrentes pudieron haber optado por no proporcionar un servicio que involucre cualquier mensaje político o religioso. Lo que no pueden hacer es proporcionar un servicio que solo refleje sus propios mensajes políticos o religiosos en relación con la orientación sexual”, concluyeron los magistrados en Belfast.

Conocida la decisión, Daniel McArthur, hijo de los fundadores de Ashers, dijo que estaban muy decepcionados y que buscarían asesoría legal antes de decidir si apelaban.

“Si la ley de igualdad significa que las personas pueden ser sancionadas por rehusar cortésmente apoyar las causas de otras personas, entonces la ley de igualdad debe cambiar. Este veredicto merma la libertad democrática, merma la libertad religiosa y merma la libertad de expresión”, declaró a los medios el dueño de la pastelería.

Desde su punto de vista, la sentencia les señala que “debemos promover el mensaje aun si es contrario a nuestra conciencia. Lo que rehusamos hacer es involucrarnos con la promoción de una campaña política para cambiar la ley sobre matrimonio en Irlanda del Norte”.

Al rendir su veredicto, los magistrados hicieron ciertos señalamientos a la Comisión de Igualdad, señalando que fallaron en hacer saber que también estaban disponibles para “quienes se encuentren en dificultades como resultado de sus profundas y arraigadas creencias religiosas.

“La única correspondencia con los recurrentes que hemos visto, sin embargo, no incluye ninguna oferta de dicha asistencia y pudo haber generado la impresión de que la comisión no estaba interesada en asistir a la comunidad religiosa cuando cuestiones de este tipo surjan”.

En opinión de la Comisión de Igualdad, los McArthur deben solventar los gastos legales de Gareth Lee y de la propia Comisión que apoyó su caso, y que ascienden a unas 88,000 libras esterlinas, aunque por el momento solo están obligados a pagar la compensación de 500 libras esterlinas.

Más información irishtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net