La historia de Edward Snowden no solo implica gobiernos espías, aviones presidenciales a los que se niega sobrevuelo por espacio aéreo, conflictos diplomáticos y la polarización del mundo en dos bandos. También parece implicar una historia de amor o al menos de novela de suspenso.

 

El miércoles de la semana pasada la espía rusa Anna Chapman preguntó a Edward Snowden vía Twitter  “Snowden, ¿quieres casarte conmigo?”

 

Recordemos que Anna Chapman fue detenida y deportada de los Estados Unidos por cargos de espionaje. A su regreso a Rusia, debido a su juventud y belleza, se convirtió en una celebridad importante.

 

La pregunta de Anna Chapman fue respondida por Snowden o por quien administra una cuenta de Twitter a su nombre: “Me gustaría casarme con Chapman a pesar de todo. Dios mío, mírenla”. Claro, se desconoce si esta cuenta pertenece al hombre más buscado de la tierra.

 

Y por si son peras o manzanas y a los tortolitos se les ocurre contraer matrimonio, quizá no movidos por amor sino para tratar de que él obtenga ventajas legales de residencia en Rusia, un representante del punto consular del aeropuerto Sheremetievo de Moscú anunció que por lo menos en el aeropuerto no se pueden casar porque el punto consular no registra matrimonios.

 

Casarse fuera del aeropuerto también presenta serios obstáculos ya que en Moscú solo existe un registro civil en donde los rusos se pueden casar con extranjeros y aunque los empleados de ese registro civil se negaron a dar informes sobre si existe alguna solicitud por parte de Chapman y Snowden, sí aclararon que para contraer matrimonio los contrayentes requieren de presentar su pasaporte válido…y el de Snowden fue anulado por las autoridades de los Estados Unidos.

 

Así, el cerco internacional que se está poniendo a este hombre se cierra aún más en una carrera que parece de resistencia y donde la opción del matrimonio con una guapa exespía rusa tampoco parece ser una opción para Edward Snowden.

 

 

Más información RIA Novosti

 

www.miabogadoenlinea.net