Rodrigo Duterte

 

Después de que Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, visiblemente molesto dijera que instruía a la policía nacional a disparar a matar a quien interrumpiera el orden y la paz en esta situación de emergencia, el jefe de la Policía Nacional de Filipinas aclaró que no, que no dispararán a matar.

Debido a la epidemia del COVID-19, el presidente filipino decretó el mes pasado en dos actos diferentes el estado de calamidad y el estado de emergencia por salud pública, por lo que Filipinas, al igual que casi todas las naciones del mundo, ha impuesto estrictas medidas de distanciamiento social para evitar el contagio.

Sin embargo, este miércoles, en la ciudad de Bagong Pag-asa hubo una fuerte manifestación de unas 150 personas de escasos recursos que se quejaron de la falta de distribución de alimentos en su comunidad. La manifestación terminó de forma violenta cuando, tras una hora de negociaciones, la policía tuvo que dispersar a los manifestantes. El gobierno cree que detrás de esta manifestación está un grupo opositor de izquierda que busca desestabilizar, aunque hay legisladores que piden que se investigue si no se trató de “un acto espontáneo de personas movidas por el hambre y que perdieron la paciencia por exasperación”.

El anunció del molesto presidente Duterte, quien al haber asumido la presidencia y haber prometido acabar con el narcotráfico en su país, dio carta blanca a los policías para disparar y matar asegurándoles que él los protegería de cualquier consecuencia legal que pudieran enfrentar, no fue tomado a la ligera. Por eso, el general Archie Gamboa, jefe de la Policía Nacional, PNP por sus siglas en inglés, aclaró el tema diciendo que salir a matar, “por supuesto no. Probablemente, el presidente hizo demasiado énfasis en la implementación de la ley en este momento de crisis”, dijo Gamboa en una entrevista. "Vemos el mensaje fuerte y creo que todo el personal de PNP lo entendió".

Conforme con la Constitución de 1987, el presidente puede suspender el privilegio del recurso de habeas corpus o establecer en todo el país o en regiones la ley marcial por un periodo que no exceda de 60 días, esto en caso de invasión, rebelión o si la seguridad pública lo requiere.

De momento, sin embargo, la posibilidad de la ley marcial ha sido descartada. Por lo menos por el secretario del gabinete Karlo Nograles quien dijo que lo importante para el presidente es mantener el orden “especialmente en este tiempo de crisis y en este tiempo y en este estado de calamidad. Ese es el punto que el presidente quiso enfatizar aquí”.

Gamboa aseguró que aunque no tirarán a matar a los manifestantes, porque eso está fuera de la legalidad, sí están instruidos para detenerlos y presentar cargos en su contra por violar las disposiciones sobre las reuniones masivas durante la cuarentena. De esta forma, ya se están presentando cargos formales en contra de los manifestantes de este miércoles para dar un mensaje a la población.

“El gobierno cumplirá la ley. El gobierno seguirá lo que es legal. El gobierno seguirá lo que es correcto y pedimos la cooperación de todos”, enfatizó Karlo Nograles, “puliendo” con estas palabras el mensaje del presidente que aunque fue claro, parece que en realidad no lo fue. Mientras los policías no hayan entendido lo que dijo…

Más información philstar.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net