Novios detenidos

 

Las reglas impuestas sobre el cierre de actividades varían de un país a otro, o incluso entre regiones de un mismo país, siendo la constante la dificultad de los pobladores de cumplir responsablemente con las reglas para evitar la propagación del virus.

Un ejemplo de ello nos llega de Sudáfrica, país en el que la policía arrestó el domingo a unos recién casados, al pastor que celebró el matrimonio y a sus más de 50 invitados por incumplir la regla que prohíbe reuniones de más de 40 personas.

Pese a la cuarentena, estos novios, quizá partiendo del pensamiento común de “ya lo pagué y no me van a regresar el dinero” decidieron seguir adelante con sus planes de boda en KwaZulu-Natal y pronto la noticia de la celebración del matrimonio corrió por la población hasta llegar a los oídos de la policía, quienes se hicieron presentes para arrestar a todos y presentar cargos en su contra por incumplir con la cuarentena. Así, los novios, ella con su amplio vestido de novia y él con su elegante traje, fueron fotografiados subiendo a una patrulla y siendo transportados a la estación de policía más cercana donde pasaron las primeras horas de casados.

Sudáfrica decretó en marzo el cierre de actividades por un periodo de tres semanas. Se trata de un cierre estricto en el que solo se permite la movilidad esencial y se han prohibido las reuniones de personas. Pero, como en todos lados, las autoridades han tenido problemas para mantener a las personas en sus casas y ni el arresto de novios e invitados parecen ser medidas suficientemente disuasorias. Esto porque estos novios son los segundos en haber sido arrestados en la misma provincia por incumplir la prohibición. La otra pareja, un profesor de 48 años y su prometida de 38 también se casaron con invitados un domingo antes del arresto aquí relatado.

La nota del día sobre el incumplimiento de las normas de movilidad no se la lleva el sujeto que en el Reino Unido viajó más de 200km de su localidad a Londres “para comprar el pan”, sino la doctora Catherine Calderwood, jefe médica de Escocia, la cara de la información del Coronavirus que junto a la primera ministra Nicola Sturgeon aparecía diariamente en conferencia de prensa actualizando la información sobre la epidemia, y quien pese a haber advertido diariamente a los escoceses de no salir de sus casas, y ser la voz y cara de esta petición/advertencia, viajó, no una sino dos veces, a su casa de campo a más de una hora de camino de Edimburgo, lugar donde está su residencia habitual.

El castigo por este incumplimiento ha sido, sin duda, muy fuerte, pues no solo recibió una advertencia de la policía y se vio forzada a renunciar de su cargo para que sus actos “no distrajeran” de la respuesta del gobierno a la pandemia, sino que ha sido avergonzada nacionalmente por su falta de ¿prudencia? ¿coherencia? ¿raciocinio? ¿inteligencia? En conclusión, que todos somos seres humanos y creemos que estamos más allá de la enfermedad y, quizá por eso, salimos a cada rato de casa “nada más aquí, rapidito, si no me tardo nada”.

Más información timeslive.co.za /bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen timeslive.co.za