Moneda con símbolo de bitcoin

 

La Oficina de Activos Criminales de Irlanda, Cab por sus siglas en inglés, incautó a un traficante de drogas 53.6 millones de euros, la mayor cantidad de dinero procedente del crimen que en los 25 años de operación de esa entidad se ha incautado. La mala noticia es que el dinero está en bitcoins y el delincuente perdió los códigos de acceso.

El dinero en bitcoins fue amasado por Clifton Collins, un dublinés de 49 años que después de haber trabajado como guardia de seguridad, haber sido apicultor y haber ganado premios con su miel, decidió cultivar cannabis e invertir las ganancias en bitcoins.

A principios de 2017 tenía poco más de 6,000 bitcoins en una cuenta, pero, temiendo que estuviera al alcance de hackers, decidió dividir su fortuna en doce cuentas en la que depositó bitcoins con valor de 4.5 millones de euros en cada una. Los códigos de acceso a sus doce cuentas los imprimió y la hoja la escondió en la tapa de aluminio de la caja en la que estaba su caña de pescar que guardaba en la casa que rentaba en Cornamona, condado de Galway, Irlanda.

Ese mismo año de 2017 fue detenido por estar en posesión de cannabis, fue procesado y sentenciado a cinco años de prisión. Estando preso, ladrones entraron a la casa que rentaba y poco después el propietario ordenó que la desocuparan y las pertenecías de Collins terminaron en la basura.

Cuando la policía conoció de la existencia de la cuentas de bitcoins y pidió las claves, siguieron el rastro de la caña de pescar hasta el basurero. Ahí, los trabajadores declararon que recordaban haber visto la caja de la caña de pescar, pero que esa basura viaja a Alemania y China en donde es incinerada. Esto significa que los códigos han quedo perdidos.

La policía declaró a los medios que de la investigación que condujeron, tras haber entrevistado a varios testigos y haber seguido la pista de la caña de pescar hasta el basurero, creen que efectivamente se perdieron los códigos de este dinero y esperan que en el futuro, con los adelantos tecnológicos, se puedan recuperar los más de 53 millones de euros.

Según declaraciones de las autoridades Collins ha hecho acto de contrición y dice que su estancia en prisión le ha dado tiempo para pensar en la situación, habiendo concluido que la pérdida de los códigos de acceso al dinero es un castigo por su estupidez.

No es la primera vez que se pierden los códigos de acceso al dinero en bitcoins que, como está fuertemente encriptado, hace imposible reestablecer el acceso. Por ejemplo, a finales de 2018 falleció el presidente ejecutivo y fundador de QuadrigaCX, el mayor centro de intercambio de criptomonedas de Canadá, sin revelar a nadie en la compañía la clave para poder acceder a los fondos de aproximadamente 190 millones de dólares. Esta situación afectó a unos 115,000 usuarios que tenían su inversión en esta compañía. En abril de 2019 la compañía se declaró en quiebra para hacer frente a las obligaciones con sus acreedores. Por supuesto que de esta historia han surgido los rumores de que este sujeto, de nombre Gerald Cotten, fingió su muerte para robar el dinero por lo que a finales de diciembre del año pasado se solicitó la exhumación del cuerpo.

Más información irishtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de MichaelWuensch en Pixabay