British Airways demandado por pasajero que viajó al lado de persona obesa

Avión

En la corte del condado Pontypridd, en Gales, Reino Unido, inició el proceso en contra de la aerolínea British Airways presentado por un pasajero de un vuelo de Bangkok a Londres de 12 horas que, al haber sido sentado al lado de una persona obesa, sufrió daños en su salud.

El demandante es Stephen Prosser, un ingeniero de 51 años, que viajó en enero de 2016 de Bangkok, Tailandia, a Londres, Inglaterra, en un Boeing 777 de British Airways al lado de una persona de aproximadamente 140 kilos, lo que lo obligó a asumir una postura incómoda que le generó daños en su espalda, lo que ha traído, a su vez, negativas consecuencias a su vida. Por estos daños, pide una compensación de 10,000 libras esterlinas.

El ingeniero, que mide 1.60m, declaró de su compañero de viaje, un hombre de aproximadamente 1.93m y 140 kg de peso, lo siguiente: “Era tan grande que tuvo que forzar sus nalgas entre los reposabrazos de los asientos.

“Se sentó con las rodillas pegadas al asiento de delante y el resto de su cuerpo se estaba derramado en mi asiento unos centímetros.

"Fui inmediatamente consciente de que esto iba a ser problemático para mí y podía sentir el peso de su volumen puro ejerciendo presión lateral en la parte superior de mi cuerpo. Esto me obligó a una posición de postura antinatural.

"Debido al tamaño de él, a veces, cuando bajaba el brazo lo descansaba en mi reposabrazos y accidentalmente subía el volumen de mi audio a un volumen extremadamente alto cada vez”.

Prosser dijo haber hablado el asunto con la tripulación, pero que le respondieron que el avión iba lleno y que no podía cambiar asiento con nadie más, razón por la cual tuvo que volar doce horas incómodamente.

Derivado de esta posición “antinatural”, el demandante dice sufrir un continuo espasmo de espalda, además de un mal funcionamiento de la articulación sacroilíaca en la parte inferior de su columna vertebral. Por el continuo dolor de espalda, no ha podido trabajar con eficacia, ha sufrido pérdida de energía, ha tenido problemas con su pareja y tuvo que abandonar su afición que era la bicicleta de montaña.

El abogado Timothy Salisbury, representante de British Airways, dijo que Prosser estaba “exagerando” y que la tripulación había declarado que, si bien su compañero de viaje era un hombre alto, no era un hombre gordo.

Por su parte, Chris McLindon, gerente de atención al consumidor de la aerolínea y que viajaba en el mismo avión, dijo Prosser no se veía tan incómodo “mientras dormía”.

Esta demanda es semejante a la que en 2017 interpuso Michael-Anthony Taylor en contra de American Airlines por haberlo hecho padecer un vuelo de 14 horas inserto entre la ventana y dos pasajeros con obesidad, que lo incrustaron en su asiento sin darle posibilidad de movimiento. La mala postura asumida de forma obligada por las circunstancias también agravó su escoliosis lo que le generó problemas en su vida.

Podría parecer un chiste, pero la realidad es que una mala postura puede acarrear graves problemas a la salud, como sucede con el síndrome del salón de belleza, un daño neurológico provocado por tener la cabeza reclinada sin la protección adecuada sobre la tina para lavar el cabello y cuyos síntomas pueden incluir mareos, pérdida de equilibrio y adormecimiento facial.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information