Glaciar y lago Palcaraju

 

Se publica estudio que establece relación directa entre actividad humana y riesgo de inundación en Huaraz, Perú

La publicación de un nuevo estudio que establece la relación directa entre la emisión de gases efecto invernadero por la actividad humana y el riesgo de severas inundaciones en Perú, particularmente en Huaraz, sienta bases más firmes en el caso presentado por un granjero peruano en contra de la empresa de energía alemana RWE por su responsabilidad en el cambio climático y el consecuente derretimiento de un glaciar en los Andes, el Palcaraju.

La demanda presentada por Saúl Luciano Lliuya fue aceptada en diciembre de 2017 por el Tribunal Superior Regional Hamm, Alemania, en una decisión muy importante en la que el tribunal Superior confirmó que “los mayores emisores de gases efecto invernadero pueden ser responsabilizados por las medidas protectoras en contra de los daños climáticos”, como explicó la abogada Roda Verheyen, representante de Saúl Lliuya.

El caso sigue y de momento los jueces están estudiando la evidencia presentada a la que se ha sumado la nueva investigación publicada en Nature Geoscience en la que los investigadores, liderados por Rupert Stuart-Smith, concluyen que el aumento de temperatura generado por el hombre ha causado entre el 85 y el 105 por ciento del calentamiento de 1 grado Celsius observado en la región desde 1880. Eso, a su vez, ha provocado el retroceso del glaciar Palcaraju. Los glaciares andinos, de los cuales alrededor del 70% se encuentran en Perú, se encuentran entre los casquetes polares de montaña en retroceso más rápido y son uno de los impactos más visibles de la crisis climática.

“Muestra que el calentamiento ha ocasionado el retroceso del glaciar Palcaraju que, en su lugar, ha aumentado el riesgo de inundación”, declaró sobre el estudio el profesor Stuart-Smith. “Fundamentalmente, esto establece un vínculo directo entre las emisiones y la necesidad de implementar ya medidas protectoras, así como para cualquier daño causado por inundaciones en el futuro.”

Huaraz, la ciudad de 120,000 habitantes en la que reside Saúl Lliuya está directamente en riesgo de inundación. Así lo expuso en la demanda en la que señaló que al ser RWE responsable de un 0.5 por ciento de las emisiones globales desde el inicio de la industrialización, conforme con un estudio publicado en 2013, es responsable directo del cambio climático que ha ido derritiendo el glaciar Palcaraju cuyo lago amenaza con inundar Huaraz, en los andes centrales de Perú.

Saúl Lliuya pide al tribunal que ordene a RWE pagar 17,000 euros para la construcción de barreras, además de que le reembolse 6,384 euros que ha invertido para tratar de resguardar su propiedad. Se trata de una cantidad muy pequeña, pero que, de otorgarse veredicto a su favor, “establecería un precedente significativo en futuros litigios en contra de los mayores emisores”, que “podrían ser de miles de millones” de euros, según declaró Noah Walker-Crawford, antropólogo de la Universidad de Manchester y asesor externo de Germanwatch, la organización que respalda la demanda.

El estudio también establece que la inundación de Huaraz de 1941 que causó la muerte de 1,800 personas por el quiebre de un pedazo del glaciar, también se puede atribuir a la actividad humana, siendo uno de los primeros impactos fatales del cambio climático causado por la actividad humana que se ha registrado.

“Varias demandas nuevas están intentando hacer responsables a las compañías de altas emisiones por el costo del cambio climático”, dijo el profesor Thom Wetzer, director fundador del Oxford Sustainable Law Programme.

“Corresponde ahora a los litigantes traducir la ciencia en argumentos legales de alto impacto. Proceda o no este caso en particular, muestra que hay un gran potencial para aprovechar el poder las leyes para hacer a las empresas privadas responsables de los impactos relacionados con el cambio climático.”

La importancia del estudio publicado trasciende el caso de Sául Lliuya y Germanwatch, ya que muestra que el cambio climático no solo existe, sino que tenemos responsabilidad directa por nuestras actividades. Aunque claro, para los que quieren seguir ignorando el tema, no habrá estudio que les haga abrir los ojos.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net