Pozo petrolero

 

Junto con otras nueve organizaciones, Earth Justice, la organización que litiga a favor del medio ambiente, presentó una demanda en contra de la administración Trump por el relajamiento de la norma que prevé medidas de seguridad en perforaciones y pozos petroleros fuera de las costas y que se estableció después de derrame de Deepwater Horizon de British Petroleum, BP, en el Golfo de México.

El derrame fue ocasionado por la explosión de una tubería en la plataforma petrolera de la empresa petrolera británica. Producto de este desastre once trabajadores murieron y se vertieron a aguas del Golfo de México millones de litros de petróleo, dañando no solo los ecosistemas sino incluso los medios de vida de pescadores, mexicanos incluidos.

Tras una investigación del derrame, varios paneles de expertos concluyeron que ocurrió debido a una serie de fallas en los sistemas de seguridad, supervisión y diseño de los equipos que pudieron haber sido previstos si la industria petrolera no hubiera recortado gastos en la supervisión.

Como respuesta a estas fallas, y para tratar de impedir en la medida de lo posible otro derrame semejante, la administración Obama expidió el Reglamento de sistemas prevención de explosión y de control de pozos que exige medidas como agregar mecanismos de seguridad de respaldo. También requiere que los operadores prueben regularmente el equipo de seguridad para asegurarse de que realmente funcionará en una emergencia, a diferencia del equipo de Deepwater Horizon que falló y permitió la explosión.

Además, exige que inspectores completamente independientes de la industria petrolera supervisen las instalaciones y el cumplimiento de los requisitos de seguridad.

La aplicación de este reglamento es facultad de la Oficina de Seguridad y Cumplimiento Ambiental, BSEE, por sus siglas en inglés.

Desde que Donald Trump asumió la presidencia de los Estados Unidos, la BSEE ha emitido 1,700 permisos que exceptúan a las empresas del cumplimiento de las disposiciones del reglamento hasta que, finalmente, el pasado mes de mayo flexibilizó completamente la normativa.

La demanda presentada por Earth Justice es para revertir este relajamiento y que se vuelven a imponer las medidas de seguridad que podrían evitar nuevos desastres ambientales.

Adicionalmente a esta demanda, Earth Justice ha presentado otras acciones legales que están en trámite. Dos de ellas cuestionan al gobierno de los Estados Unidos los permisos concedidos y las operaciones actuales de perforación en el Golfo de México que amenazan la vida silvestre, la seguridad humana y las comunidades costeras.

Otra se refiere a la orden ejecutiva de Trump que intenta derogar una prohibición permanente de nuevas perforaciones de petróleo y gas en alta mar en partes de los océanos Ártico y Atlántico.

Una demanda más, presentada con casi una docena de otros grupos, es para mantener el Atlántico libre de explosiones con pistola de aire, un precursor exploratorio de la perforación en alta mar que puede dañar o matar la vida silvestre marina.

Por último, se ha recurrido el proyecto de Hilcorp Alaska Liberty, el primer desarrollo de perforación petrolera en alta mar en aguas árticas federales de los Estados Unidos.

Más información earthjustice.org

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net