Logo de la Suprema Corte

 

Se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma al Poder Judicial federal que fortalece a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) como tribunal constitucional

Con la reforma se busca disminuir la carga de trabajo de la SCJN para que se concentre en asuntos más trascendentes, por lo que a partir de ahora, en las controversias constitucionales, sólo atenderá aquellos casos en los que las normas generales, actos u omisiones constituyan violaciones a la Constitución, así como a los derechos humanos reconocidos en los tratados internacionales de los que México sea parte, y no analice cuestiones de legalidad.

En las controversias constitucionales se resuelven conflictos entre los tres niveles de gobierno, o algunos de estos y los organismos constitucionales autónomos, y tiene como consecuencia que las normas generales, actos u omisiones, se declaren inválidos, por lo que ya no son aplicables al ciudadano.

Con ese mismo criterio de disminuir la carga de trabajo del máximo tribunal, se modifica el criterio para que sea aplicable el recurso de revisión en el amparo directo. El amparo directo procede contra sentencias definitivas, laudos o resoluciones que pongan fin al juicio, o que sin resolver en lo principal resulten trascendentales para el fallo final. En su mayoría, provienen por controversias en los tribunales de los estados.

Ahora el recurso de revisión procede en contra de las sentencias que resuelvan sobre la constitucionalidad de normas generales, establezcan la interpretación directa de un precepto de esta Constitución u omitan decidir sobre tales cuestiones cuando hubieren sido planteadas, siempre que a juicio de la SCJN el asunto revista un interés excepcional en materia constitucional o de derechos humanos, y ya no, como se establecía antes, que en las sentencias se fijara un criterio de importancia y trascendencia.

Según el presidente de la SCJN, Arturo Fernando Zaldívar Lelo de Larrea, el alto tribunal recibe anualmente aproximadamente 10,000 recursos de revisión en amparo directo, de los cuales se desecha el 90%, y esa decisión se recurre con un recurso de reclamación en el 30% de los casos. Así, las Salas de la SCJN dedican la tercera parte de su trabajo anual a resolver esos recursos de reclamación, confirmando en un 97% de los casos la decisión.

Por eso, en la reforma se establece que en contra del auto que deseche el recurso de revisión ya no procederá medio de impugnación alguno, liberando a la SCJN de esa carga de asuntos, y permitirá que las Salas puedan atraer más asuntos en materia de constitucionalidad y derechos humanos.

Además, la reforma implementa el sistema de precedentes en México. En este sistema las tesis aisladas y la jurisprudencia por reiteración, es decir, aquella que se forma al resolverse cinco sentencias en el mismo sentido no interrumpidas por otra en contrario, en diferentes sesiones, por mayoría de cuando menos ocho votos, desaparecen y son sustituidas por la jurisprudencia por precedentes.

Así, los precedentes del Pleno por ocho votos y en las Salas por cuatro votos, las razones que justifiquen las decisiones en las sentencias del pleno y las salas de la SCJN serían obligatorias para todos los tribunales de la República.

La exposición de motivos señala que de esta manera, “todas las sentencias de la Suprema Corte serán relevantes y los justiciables podrán exigir que esos precedentes sean observados por todos los tribunales… También garantiza que la justicia constitucional beneficie a más personas, especialmente a las personas más pobres y marginadas, quienes tienen más dificultad para litigar sus asuntos en diversas instancias y necesitan ver protegidos sus derechos con mucha mayor eficiencia y celeridad”.

Además, también se dice que “evita que los ministros y ministras tengan que discutir varias veces el mismo asunto y puedan enfocarse en seguir fortaleciendo y precisando su doctrina constitucional”.

Con el sistema de jurisprudencia por reiteración en ocasiones tienen que pasar años para que se establezcan, y con el sistema de precedentes, en opinión del presidente de la SCJN, beneficiarían más rápidamente a la gente. Ejemplos hay actualmente muchos: matrimonios del mismo sexo, divorcio incausado, pensión por viudez para el cónyuge varón, limitaciones para contraer matrimonio después de un divorcio, plazo para solicitar el divorcio, el uso medicinal de la cannabis, y otros tantos temas en los que la SCJN ha establecido criterios en tesis aisladas, pero que de haber existido el sistema de precedentes podrían ser aprovechados por más personas para resolver su situación jurídica.

La reforma también sustituye los Tribunales Unitarios de Circuito por Tribunales Colegiados de Apelación, de los Plenos de Circuito por  Plenos Regionales.

Además se busca fortalecer la carrera judicial para que los juzgadores y los defensores de oficio estén mejor preparados para servir a la sociedad.

El tiempo dirá si esta reforma realmente trae los beneficios que se esperan.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net