Logo de la Suprema Corte

 

En las propuestas de la reforma al poder judicial presentada el pasado miércoles se incluye sustituir el sistema de jurisprudencia por reiteración que actualmente aplica la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por un sistema de precedentes, que tiene su origen en el derecho anglosajón.

Con este cambio, lo que conocemos como tesis aisladas desaparecerían y las razones que justifiquen las decisiones en las sentencias del pleno y las salas de la SCJN serían obligatorias para todos los tribunales de la República.

En el sistema de jurisprudencia por reiteración, la Suprema Corte resuelve cinco sentencias en el mismo sentido no interrumpidas por otra en contrario, en diferentes sesiones, por mayoría de cuando menos ocho votos. Mientras no existan esas cinco sentencias en el mismo sentido, el criterio o tesis aislada no es obligatorio y sólo sirve para orientar el criterio, pero puede ser ignorado y decidir en un sentido distinto.

La desventaja de este sistema es que, aunque se trate de un criterio trascendental y tomado por unanimidad, no será obligatorio sino hasta que la SCJN resuelva cinco casos en el mismo sentido, lo que puede implicar años para que eso pase, o que se promuevan los llamados litigios estratégicos para obtener esos criterios en el mismo sentido.

Con el sistema de precedentes, que tiene su origen en el derecho anglosajón, las razones que justifiquen las decisiones votadas a favor por al menos ocho ministros, forman jurisprudencia y serán obligatorias para todos los órganos jurisdiccionales sin necesidad de que sean reiteradas. Podríamos decir que las tesis aisladas se convierten en obligatorias.

La exposición de motivos señala que de esta manera, “todas las sentencias de la Suprema Corte serán relevantes y los justiciables podrán exigir que esos precedentes sean observados por todos los tribunales … También garantiza que la justicia constitucional beneficie a más personas, especialmente a las personas más pobres y marginadas, quienes tienen más dificultad para litigar sus asuntos en diversas instancias y necesitan ver protegidos sus derechos con mucha mayor eficiencia y celeridad”.

Además, también se dice que “evita que los ministros y ministras tengan que discutir varias veces el mismo asunto y puedan enfocarse en seguir fortaleciendo y precisando su doctrina constitucional”.

Asimismo, la SCJN para apartarse de sus precedentes deberá dar razones que justifiquen el cambio de criterio, incluso cuando éstos se hayan emitido con una integración de ministras y ministros distinta.

{loadposesion aaa}

El sistema de jurisprudencia por reiteración existe en nuestro país desde diciembre de 1882 cuando se expidió la Ley orgánica de los artículos 101 y 102 de la Constitución Federal de 5 de febrero de 1857 (Ley de Amparo) al ser aprobada la iniciativa elaborada por don Ignacio L. Vallarta. Ignacio Mariscal también propuso una iniciativa de Ley de Amparo, pero en su propuesta otorgaba obligatoriedad a un solo precedente de la Corte.

Finalmente se aprobó la propuesta de Vallarta en la que la obligatoriedad se da cuando se reitera en cinco ocasiones un precedente, sistema que sigue existiendo hasta la actualidad. Para Vallarta con la jurisprudencia por reiteración se pondría de manifiesto la maduración del criterio, robusteciéndolo y pesándolo con seguridad a través de la visión analítica de varios planteamientos del tema.

El principio de Vallarta fue útil en su momento, pero a más de 130 años de distancia tal vez vale la pena adoptar el sistema de precedentes que vendría a revolucionar el sistema judicial multiplicando los criterios obligatorios para los tribunales, lo que podría facilitar el desahogo de la carga de trabajo de los tribunales al tener los jueces que sujetar sus decisiones a precedentes sobre idénticas cuestiones, en beneficio de los gobernados.

Ejemplos hay actualmente muchos: matrimonios del mismo sexo, divorcio incausado, pensión por viudez para el cónyuge varón, limitaciones para contraer matrimonio después de un divorcio, plazo para solicitar el divorcio, el uso medicinal de la cannabis, y otros tantos temas en los que la SCJN ha establecido criterios en tesis aisladas, pero que de haber existido el sistema de precedentes podrían ser aprovechados por más personas para resolver su situación jurídica.

Tal vez algunos consideren que se limitaría la independencia y autonomía de los jueces inferiores porque se le obliga a respetar cualquier fallo de los tribunales superiores y no habría interpretación, sólo existiría una actividad mecánica de adecuación. 

Esperemos, sin embargo, a la decisión del Congreso.

Más información scjn.gob.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net