Madre con su bebé

En otro escándalo respecto de la subrogación de vientre, seis mujeres tailandesas, madres de unos bebés nacidos por esta figura y cuya paternidad se atribuye a un hombre de nacionalidad japonesa, presentaron esta semana una demanda en contra de este hombre y de los ministerios de desarrollo social y de seguridad de Tailandia para recuperar la patria potestad y custodia de nueve de los doce bebés que están bajo custodia del estado desde el pasado mes de agosto.

Según se ha sabido, el empresario japonés de 24 años, Mitsutoki Shigeta pagó aproximadamente $12,500 dólares a nueve mujeres para ser madres subrogadas de los doce niños que actualmente están bajo custodia del estado. De acuerdo con la prensa japonesa por este mismo medio de subrogación este hombre procreó otros siete niños.

A raíz del caso del bebé Gammy, un niño nacido por subrogación de vientre que fue abandonado por sus padres australianos por haber nacido con Síndrome de Down, las autoridades tailandesas empezaron a vigilar más estrictamente el cumplimiento de la ley en materia de subrogación según la cual sólo una mujer casada con por lo menos un hijo puede servir como madre subrogada, siempre y cuando sea pariente sanguíneo de alguno de los esposos y no debe recibir contraprestación alguna.

De esta forma las clínicas de fertilización in vitro empezaron a ser monitoreadas y se detuvieron los procesos iniciados para la adopción de menores por parte de extranjeros lo que afectó a cientos de parejas que buscan hacer familia mediante este método.

Como parte de este operativo la policía encontró en agosto del año pasado a nueve bebés, cuidados por siete niñeras en un apartamento en Bangkok. Todos los niños habían nacido por subrogación de vientre siendo su padre el joven empresario japonés que estaba en medio de los trámites legales para llevar a los niños a Japón. Posteriormente se encontraron otros tres bebés en la misma situación.

Conocida la situación de estos niños y debido a la incertidumbre de su situación legal, el estado, con fundamento en la Ley de Protección Infantil de 2003 se quedó con la custodia de los niños mientras define su situación legal, permitiendo que los menores fueran visitados de forma regular por las madres que los alumbraron.

Aunque conforme a la ley tailandesa madre es quien alumbra, estas mujeres al haber recibido un pago por el embarazo ahora deben solicitar que la Corte Juvenil y Familiar de Bangkok reconozca sus derechos como madres y les regrese la patria potestad y la custodia de los menores, para lo cual ellas deberán demostrar que tienen los medios suficientes para educarlos así como que pueden proporcionarles un ambiente seguro.

Por su parte el empresario japonés también está solicitando se le conceda la patria potestad de los niños y su custodia y así pueda llevarlos a Japón. Para ello, a través de su abogado, Kong Suriyamonthon, ha proporcionado pruebas de ADN que comprueban que se trata del padre biológico de los menores, aunque las autoridades tailandesas exigen que estas pruebas sean efectuadas por laboratorios acreditados en Tailandia para conferirles validez legal.

De no definirse la situación de los niños, quedarán bajo custodia del ministerio de desarrollo social y bienestar hasta la edad de seis años cuando serán puestos en hogares temporales para que puedan acudir a la escuela.

Asimismo se ha dado a conocer que la adopción de estos niños por terceras personas es altamente improbable debido, precisamente, a la incertidumbre de su situación legal.

Para tratar de evitar estos lamentables casos el ministerio de desarrollo social y bienestar humano elaboró una iniciativa de ley tendiente a proteger los derechos de los niños nacidos por subrogación de vientre a través del uso de técnicas de reproducción asistida en Tailandia. Se trata de una iniciativa que actualmente está bajo la consideración de la Asamblea Legislativa nacional.

Esta iniciativa establece que las técnicas de reproducción asistida deban ser efectuadas por un médico certificado y que las mismas no deben ser anunciadas comercialmente. Además, se debe garantizar que los niños así nacidos tengan un “buen futuro”.

Más información Bangkok Post y Japan Times

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net