La empresa petrolera Shell acordó pagar a los habitantes de la comunidad Bodo, en la región Ogoni de Nigeria, $84 millones de dólares como compensación por dos derrames de petróleo que afectaron a los pescadores de la zona, las fuentes de agua y produjeron, por tanto, afectaciones a la salud de los pobladores. Con este acuerdo se pone fin a la demanda que los nigerianos presentaron en 2012 ante un tribunal de Londres.

En este acuerdo, que fue confirmado por Shell y por el despacho de abogados que representa a los 15,600 pescadores nigerianos, se dispone que cada pescador recibirá $3,300 dólares por las pérdidas ocasionadas por los dos derrames ocurridos entre 2008 y 2009. Los $30 millones de dólares restantes serán administrados por la comunidad.

En el comunicado en que confirman este acuerdo, Shell expresa que “desde el inicio hemos aceptado responsabilidad por los dos lamentables derrames operativos en Bodo”, sin embargo la compañía mantiene que la contaminación ambiental de la zona ha sido ocasionada por “el flagelo del robo de crudo y la refinería ilegal”.

Por la aceptación de esta responsabilidad Shell había ofrecido pagar $46 millones de dólares a la comunidad para limpiar la zona e indemnizar a los 50,000 habitantes de la región afectada. Estas compensaciones, sin embargo, no fueron pagadas porque el director administrativo de la filial de Shell en Nigeria, Mutiu Sunmonu, declaró que fueron solicitadas por numerosos abogados y era difícil ponerse de acuerdo con tanta gente, señalando que pagarían pero a las personas a quien debían pagar y por ello debían asegurarse de quiénes eran quienes exigían la compensación.

Aunado a la falta de pago, la cantidad ofrecida terminó no siendo aceptada por la comunidad porque hubiera significado una compensación final para cada pescador de unos $1,700 dólares cuando perciben entre $5,000 y $8,500 dólares al año, de acuerdo con cifras presentadas por el despacho británico que representa a los pescadores Bodo, Leigh Day. Por ello los pescadores Bodo decidieron demandar.

Al final, la compensación tampoco ha resultado en las cifras que los nigerianos exigían, aunque se trata de un buen acuerdo que pone fin a tres años de este litigio que es sólo una parte de un largo conflicto que empezó desde 1958 cuando Shell se estableció en la región Ogoni que llevó a creación en 1990 surgió del Movimiento para la Supervivencia de los Ogoni, fundado por el escritor nigeriano Ken Saro-Wiwa quien resultó muerto en una movilización.

Por la muerte de este y otros cuatro activistas, Shell fue demandada sobre la base de que las empresas se deben comprometer a respetar los derechos humanos y se le acusó de haber estado en complicidad con el régimen militar que la década pasada gobernaba Nigeria.

En este litigio interpuesto en los Estados Unidos por nueve nigerianos, Shell llegó también a un acuerdo extrajudicial y se comprometió a pagar 15.5 millones de dólares por motivo de compensación o, como la empresa lo llamó, como un gesto humanitario.

En este caso los tribunales de Estados Unidos aceptaron la demanda con base de una ley que data de 1789 y que faculta a los tribunales de ese país a conocer de asuntos que violen o vulneren los derechos humanos cometidos en otros países y que les otorga jurisdicción universal.

Más información Africa Review

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net