Después de 13 años de litigio, la empresa petrolera Shell decidió llegar a un acuerdo extrajudicial con sus nueve demandantes nigerianos y pagar 15.5 millones de dólares por motivo de compensación o, como la empresa lo llama, como un gesto humanitario. Shell había sido demandada por complicidad con el régimen militar de Nigeria que en 1994 llevó a la muerte a nueve activistas del pueblo Ogoni.

 

Los hechos que dieron origen al litigio, evolucionaron de la siguiente manera: en 1958 la empresa Shell se estableció en la región de los Ogoni, donde en 1990 surgió el Movimiento para la Supervivencia de los Ogoni, creado por el escritor nigeriano Ken Saro-Wiwa. Esta agrupación inició movilizaciones contra la empresa por abusos cometidos contra los habitantes y trabajadores, además de por contaminación ambiental.

 

En una de esas movilizaciones, cuatro líderes de la comunidad resultaron muertos y se acusó de estos asesinatos a Saro-Wiwa y otros ocho miembros de su movimiento. En el juicio se les encontró culpables y se les condenó a la muerte.

 

A partir de los sucesos, Shell fue demandada sobre la base de que las empresas se deben comprometer a respetar los derechos humanos y se le acusó de haber estado en complicidad con el régimen militar que la década pasada gobernaba Nigeria.

 

 

En vista del largo litigio, los abogados se decidieron por demandar a Shell en territorio de Estados Unidos, con base de una ley que data de 1789 y que faculta a los tribunales de ese país a conocer de asuntos que violen o vulneren los derechos humanos cometidos en otros países. Esta ley otorga la jurisdicción universal.

 

Una vez que la demanda fue admitida ante una corte de Estados Unidos, el juicio estaba por iniciar la próxima semana, pero este proceso no se efectuará por la decisión de Shell de llegar al acuerdo. Según sus abogados el acuerdo no significa la aceptación de la empresa de que hizo algo mal, sino un gesto humanitario. Afirman además de que evaluaron el hecho de que pese a que hubieran ganado el juicio, el litigio hubiera continuado más años debido a las apelaciones.

 

Los demandantes se mostraron complacidos con el acuerdo. El hijo de Saro-Wiwa incluso manifestó que la justicia fue servida. Pero hay otros que opinan que la cantidad entregada es mínima comparada con los abusos a los derechos humanos en la región y al alto grado de contaminación en la zona.

 

Del dinero del acuerdo, 5 millones se destinarán a un fideicomiso creado a beneficio de la gente en la región Ogoni, y lo que quede, después de pagar los gastos del litigio, será dividido entre los nueve demandantes.

 

Este es el segundo acuerdo del año al que una empresa llega con demandantes nigerianos. La primera fue Pfizer en abril.

 

Fuente BBC News

 

www.miabogadoenlinea.net