Este jueves las Salas Especiales para Camboya encontraron culpables de crímenes contra la humanidad a los dos líderes del Jemer Rojo que eran procesados: Nuon Chea, de 88 años y Khieu Samphan, de 83 años de edad. Ambos fueron condenados a cadena perpetua.

Al dictar sentencia, el juez Nil Nonn dijo que estos dos hombres son culpables de exterminio, persecución política “y otros actos inhumanos que comprenden traslado forzoso, desaparición forzada y ataques contra la dignidad humana”.

Noun Chea sirvió durante el régimen del Jemer Rojo en varios cargos al haber sido el principal asesor del líder Pol Pot y Khieu Samphan actuó como jefe de estado de la Kampuchea Democrática.

El Jemer Rojo o Khemer Rouge es la organización guerrillera que tomó el poder en Camboya en abril de 1975 tras la Guerra de Vietnam y que fundó un régimen totalitario con inspiración maoísta, conocido como Kampuchea Democrática. Durante este régimen se calcula que fallecieron 3 millones de personas en lo que se conoce como el genocidio camboyano. Este gobierno fue depuesto en 1979 con el inicio de una guerra civil que terminó en 1988 cuando el Jemer Rojo fue política y militarmente desarticulado.

Para juzgar esta parte de la historia, el gobierno de Camboya solicitó asistencia a la ONU para establecer tribunales especiales para estos delitos y en el 2003, tras llegar a un acuerdo con la ONU en el que se definía la participación internacional, se crearon las Salas Especiales de los Tribunales de Camboya para Perseguir los Crímenes Cometidos Durante el Período de la Kampuchea Democrática.

Las Salas Especiales han llevado el proceso contra cinco miembros del Jemer Rojo. El primero en haber sido sentenciado fue Kaing Guek Eav, alias Duch, comandante del centro de tortura del Jemer Rojo, quien fue condenado a 35 años de prisión el 26 de julio de 2010. Esta sentencia fue apelada y tras este proceso se cambió la condena a cadena perpetua.

Junto con Noun Chea y Khieu Samphan estaban siendo procesados otros dos acusados, Ieng Thririth, quien fungiera como ministra de asuntos sociales y su esposo Ieng Sary, ministro de asuntos exteriores. Ieng Sary falleció en marzo de 2013 mientras que Ieng Thririth fue declarada incapaz y liberada por razones médicas en septiembre de 2012.

El tribunal ha intentado llevar a juicio a otros ex funcionarios del Jemer Rojo, pero el gobierno actual de Hun Sen, en el poder desde 1985 advirtió que no permitirá más juicios en su país. Lo anterior porque no solo él sino varios otros funcionarios actuales también sirvieron durante la época del Jemer Rojo en la década de los años 70.

Debido a la injerencia del gobierno en el correcto funcionamiento del tribunal, en 2012 renunció el juez Laurent Kasper-Ansermet, el segundo juez en renunciar después de que en 2011 lo hiciera el juez alemán Sigfried Blunk.

Además de estas renuncias este tribunal ha tenido otros problemas operativos como la huelga de traductores que enfrentó en marzo de 2013 por la falta de pago de salarios.

Respecto de los procesos de Khieu Samphan y Nuon Chea, las audiencias comenzaron el 21 de noviembre de 2011 y concluyeron el 31 de octubre de 2013. Durante estos 222 días de proceso se escuchó el testimonio de 92 personas que incluyeron 53 testigos de los hechos, 5 testigos de carácter, 31 partes civiles que apoyaron a la fiscalía y 3 expertos. De acuerdo con cifras del propio tribunal al proceso acudieron 103,724 personas.

Pese a que solo Noun Chea, mano derecha del líder Pol Pot, fue encontrado con la autoridad suficiente, ambos fueron sentenciados a cadena perpetua por haber sido encontrados cómplices de los delitos de homicidio de oficiales del régimen, desplazamiento forzoso de la población hacia las zonas rurales, persecución política, homicidio, exterminación y otros actos inhumanos.

De acuerdo con declaraciones de los abogados de los defendidos, la sentencia será apelada. Sobre el particular el abogado Son Arun, defensor de Nuon Chea declaró a los medios que la sentencia “es injusta para mi cliente. Él no sabía ni cometió muchos de estos delitos".

Así que mientras las apelaciones se llevan a cabo seguirán funcionando las Salas Especiales que se mantienen de donativos de diferentes países como Alemania, Francia y la Gran Bretaña, siendo el principal país donador Japón. Entre 2006 y 2011 el costó de las Salas fue de  $141.1 millones de dólares.

Más información Eccc.gov.kh

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net