El pasado 16 de julio los fiscales de las Salas Especiales de los Tribunales de Camboya, apelaron la sentencia de 35 años de prisión dictada el 26 de julio en contra de Kaing Guek Eav, alias Duch, y quien fuera ex comandante del centro de tortura del Jemer Rojo.

 

El Jemer Rojo, conocido en francés como Khemer Rouge, es la organización guerrillera que tomó el poder en Camboya en abril de 1975 tras la Guerra de Vietnam y fundó un régimen totalitario con inspiración maoísta, conocido como Kampuchea Democrática, durante el cual se calcula que fallecieron 3 millones de personas en lo que se conoce como el genocidio camboyano. Este gobierno fue depuesto en 1979 con el inicio de una guerra civil que terminó hasta 1988 cuando el Jemer Rojo fue política y militarmente desarticulado.

 

Para juzgar esta parte de la historia, el gobierno de Camboya solicitó asistencia a la ONU para establecer tribunales especiales para estos delitos y en el 2003, tras llegar a un acuerdo con la ONU en el que se definía la participación internacional, se crearon en ese país las Salas Especiales de los Tribunales de Camboya para Perseguir los Crímenes Cometidos Durante el Período de la Kampuchea Democrática.

 

Estas Salas Especiales están juzgando a cinco ex líderes del Jemer Rojo y Duch es el primero en ser sentenciado tras tres años de juicio. Fue encontrado culpable de crímenes contra la humanidad y graves violaciones a la Convención de Ginebra de 1949 por su participación como director de la prisión Tuol Sleng por la cual se calcula que pasaron entre 14,000 y 16,000 personas, contando a unos 2,000 niños, para ser interrogadas, torturadas y asesinadas en campos de exterminio. Fue condenado a 35 años de prisión.

 

La fiscalía apeló la decisión por considerarla demasiado blanda ya que el tribunal tuvo en mayor consideración los atenuantes que la gravedad de los delitos, ya que Kaing Guek, Duch, ha sido el único de los detenidos en manifestarse arrepentido y que ha pedido perdón a los sobrevivientes.

 

Las Salas Especiales tendrán que revisar la sentencia y quizá considerar imponer los 40 años de prisión solicitados por la fiscalía para este hombre de 64 años de edad.

 

Más información ONU

 

www.miabogadoenlinea.net