El lunes de esta semana un juez federal en Nueva York, Estados Unidos, falló en contra de la empresa ReDigi y declaró que en materia de derechos de autor, la doctrina de la primera venta no aplicapara archivos digitales por imposibilidad física .

 

ReDigi se dedica a la reventa de archivos digitales de música. De acuerdo con ejecutivos de la empresa, su actividad no viola ningún derecho de copyright o de autor pues cuando una persona pretende vender un archivo digital de música, el sistema verifica que ese archivo haya sido adquirido legalmente de una tienda autorizada de música en línea, lo que significa que ya se pagó el derecho de autor. Por esta razón no se aceptan a la venta canciones copiadas de CDs, sino solo archivos originales. Pero además sostienen que al hacer la venta del archivo, el sistema del sitio borra del disco duro de la persona que vende todas las copias que existan de ese archivo.

 

ReDigi fue demandado por Capitol Records, empresa que argumentaba que al revender archivos digitales se violaban sus derechos de autor y rebatía que en este tipo de reventa aplicara la doctrina de la primera venta.

 

La doctrina de la primera venta establece que una vez que una obra registrada es vendida por el poseedor de los derechos de autor, dicha copia de la obra podrá ser vendida sin el permiso del poseedor de los derechos de autor. En consecuencia, un comprador puede revender un libro, un disco compacto o un video que haya comprado en una tienda, siempre y cuando no conserve una copia.

 

El mes pasado la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos extendió la doctrina de la primera venta a libros adquiridos legalmente en otro país, y se trató de una sentencia que de primera vista parecía alentadora para el caso de ReDigi.

 

Sin embargo el juez de distrito que falló en el caso de ReDigi, Richard Sullivan, estableció que en cuanto a archivos digitales la doctrina de la primera venta no aplica y no lo hace por una imposibilidad física de que se trate del mismo archivo.

 

El juez parte de la base de que conforme a la Ley de Copyright, cuando un usuario descarga un archivo digital a su disco duro, el archivo se “reproduce” en un nuevo fonograma por lo que existe un nuevo objeto material.

 

“Este hecho es confirmado, por supuesto, por las leyes de la física”, declara el juez Sullivan. “Es simplemente imposible que el mismo “objeto material” sea transferido en Internet… El derecho de reproducción está necesariamente incluido cuando un objeto protegido por derechos de autor es incorporado a un nuevo objeto material, y como los archivos de música digital deben incorporarse en un nuevo objeto material después de su transferencia en Internet, la Corte determina que la incorporación de un archivo de música digital en un nuevo disco duro es una reproducción de acuerdo con la definición de la ley de Copyright”. Es decir, no se transfiere el mismo archivo.

 

Con este fallo el juez concluye que la doctrina de la primera venta solo cubre la reventa de cosas materiales, como un casete o un disco de vinilo o incluso un compacto, pero no un archivo digital.

 

Este fallo puede ser apelado y por los intereses que involucra, no solo de ReDigi sino de Google, que intentó interponer un amicus curiae en este caso, y de Amazon que ha patentado un sistema de venta de libros digitales usados, es de suponerse que se intentará que la Suprema Corte revise lo relativo a la venta de archivos digitales usados.

 

 

Más información THR

 

www.miabogadoenlinea.net