Los productores musicales tienen otro dolor de cabeza tras la apertura del sitio web ReDigi, que es la oportunidad para que quienes quieren revender sus archivos digitales de música lo hagan y puedan comprar otros con grandes descuentos.

 

Se trata de un concepto de reventa, pero que se intenta esta vez con archivos digitales de música, lo que ha atraído la atención de los defensores de los derechos de autor, fundamentalmente de las grandes compañías productoras, porque suponen es violatorio de las leyes que protegen el llamado copyright.

 

ReDigi, a través de su director ejecutivo, John Ossenmacher, explica que la compañía no viola ningún derecho de copyright o de autor pues cuando una persona pretende vender un archivo digital de música, el sistema verifica que ese archivo haya sido adquirido legalmente de una tienda autorizada de música en línea, lo que significa que ya se pagó el derecho de autor. Por esta razón no se aceptan a la venta canciones copiadas de CDs, sino solo archivos originales.

 

Asimismo señalan que al hacer la venta del archivo, el sistema del sitio borra del disco duro de la persona que vende todas las copias que existan de ese archivo.

 

John Ossenmacher explica que por estas medidas y sistemas de cómputo que emplean su sitio cumple con lo que se denomina en materia de derechos de autor la doctrina de la primera venta por la cual se puede revender la propiedad sin violar derechos de autor. Esta doctrina se ha aplicado hasta la fecha a bienes materiales y si aplica o no a bienes digitales, inmateriales, es un tema que se ha presentado pocas veces al poder judicial y que no ha sido claramente resuelto.

 

Parte del problema de aplicar esta doctrina a bienes digitales deriva de que se desconoce si se hicieron más copias de ese archivo y que se encuentren almacenadas en otros lugares, pues de ser así la primera venta no aplica y se tendrían que pagar derechos de autor.

 

El director ejecutivo del sitio explica que sus sistemas pueden incluso detectar si el archivo que se está vendiendo está copiado en un iPod conectado a la computadora, y que poseen un sistema llamado “transacción atómica” por el cual se evita que los archivos puedan ser transferidos entre los usuarios pero sin ser copiados.

 

Por lo pronto la industria fonográfica ya envió a ReDigi una carta de advertencia sobre la supuesta violación de copyright o derechos de autor, en la que los conminan a cesar sus operaciones por el riesgo de una demanda legal pues señalan que se ofrecen 30 segundos de música de muestra que no paga los derechos de autor.

 

El director ejecutivo de ReDigi señaló que están dispuestos a pagar un pequeño porcentaje de sus ventas a los artistas, como una concesión de su parte porque por la doctrina de la primera venta no están obligados a ello. Quizá hayan hecho esta declaración para dar tiempo al sitio web a generar visitas y ganancias antes de tener que pagar costosos abogados que los defiendan ante los tribunales y evitar en el futuro otro tipo de demandas.

 

Pero por las tendencias mundiales que se están siguiendo en el mundo los defensores de derechos de autor no piensan ceder un ápice en el cobro de regalías y lo más seguro es que hagan todo lo posible para que este sitio y otros parecidos que puedan surgir, cierren, pues parece que no están dispuestos a dejar de recibir su tajada de pastel, aún cuando ya se les haya pagado el pastel completo.

 

 

Más información The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net