Después de un par de semanas de rumores, finalmente el pasado miércoles los cuatro hijos de Alberto Fujimori, ex presidente de Perú, presentaron ante el ministerio de justicia de su país una petición de indulto para su padre.

 

Alberto Fujimori cumple sentencia de 25 años de prisión por crímenes de lesa humanidad por el homicidio de 25 personas y el secuestro de un periodista y de un empresario.

 

Además, cumple una pena de seis años de prisión por el pago de $15 millones de dólares a su asesor Vladimiro Montesinos y por usurpar las funciones de fiscal provincial al allanar la casa de su asesor presidencial; y otra de seis años y seis meses por usar fondos del Estado para pagar a medios de televisión, a congresistas y por haber financiado escuchas ilegales.

 

La solicitud de indulto presentada por los hijos de Fujimori, Kenji, actual congresista, Keiko, ex candidata a la presidencia, Hiro y Sachi, consta de 15 páginas y está acompañada de informes de salud y copias de las cuatro sentencias impuestas a su padre, además de una carta para el presidente Ollanta Humala en que piden el indulto por razones humanitarias debido al delicado estado de salud del ex presidente.

 

De acuerdo con la legislación peruana en la materia, la solicitud será turnada a la Comisión de Gracias Presidenciales que fue creada por decreto en el año 2010 y que está integrada por cinco miembros, uno elegido por el despacho presidencial y los otros cuatro por el ministerio de justicia.

 

El proceso establece que la Comisión analizará y calificará "la solicitud de indulto y derecho de gracia por razones humanitarias, teniendo los mismos criterios establecidos para el indulto común, primando el carácter humanitario de la decisión y la opinión especializada del profesional competente".

 

En este análisis la Comisión deberá establecer si la solicitud es procedente debido a que el artículo 5 del reglamento por el que se rigen establece que "la Comisión no dará trámite a las solicitudes de los condenados por delitos a los que por ley expresa se ha excluido de la gracia del indulto, derecho de gracia y conmutación de penas".

 

Al haber sido condenado Alberto Fujimori por crímenes de lesa humanidad y secuestro, el indulto queda prohibido ley. Sin embargo diversos especialistas han establecido que al tratarse de un indulto por razones humanitarias la disposición no es aplicable.

 

Si la Comisión considera que procede la solicitud, entonces tendrá que evaluar si el ex presidente cumple alguno de los requisitos para el indulto humanitario, que son padecer una enfermedad terminal o una enfermedad no terminal grave en etapa avanzada, progresiva, degenerativa e incurable o que las condiciones carcelarias puedan colocar en grave riesgo su vida, salud e integridad o estar afectado por trastornos mentales.

 

Terminado el análisis de la solicitud, procedimiento que no tiene un plazo específico determinado en la ley, la Comisión armará un expediente que pasará a manos del presidente Humala para que decida si procede o no el indulto. Es importante señalar que la decisión de la Comisión no es vinculatoria, es decir, no obliga al presidente por lo que a final de cuentas la decisión queda a su libre arbitrio. Sin embargo será importante que la decisión se encuentre fundada y motivada en caso de conceder el indulto por razones humanitarias. Lo anterior partiendo de una tesis del Tribunal Constitucional otorgada en un caso previo.

 

Frente a la solicitud del indulto la sociedad peruana se encuentra dividida pues mientras algunos consideran que se debería otorgar, para otros ninguna razón es suficiente para dejar al ex presidente en libertad considerando que no padece enfermedad terminal, que su estado de salud no es grave y que sus condiciones carcelarias son buenas y no afectan su salud.

 

Por lo anterior, sea cual sea la decisión del presidente Ollanta Humala, ésta será muy criticada.

 

 

Más información La República

 

www.miabogadoenlinea.net