El pasado 2 de enero, la Corte Suprema del Perú ratificó la sentencia de 25 años de prisión en contra de Alberto Fujimori, ex presidente del país, por homicidio calificado, secuestro agravado y lesiones graves, en el caso de Barrio Alto y La Cantutaa, así como por el secuestro del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer en 1992. (Ver Juicio contra Fujimori).

La sentencia de la Primera Sala Transitoria Penal de la Corte Suprema confirma la sentencia primera instancia fue emitida por la Sala Penal Especial el 7 de abril de 2009, por la matanza de al menos 25 personas en dos operativos contra el terrosismo más el secuestro y homicidio del periodista y el empresario tras el autogolpe de estado de 1992.

Alberto Fujimori fue juzgado y condenado a siete años y siete meses por darle $15 millones de dólares de fondos federales a su entonces asesor Vladimiro Montesinos, a seis años por el allanamiento ilegal de la vivienda de la esposa de éste y a otros seis años por otros casos de corrupción, pero como las penas no son acumulativas en Perú, no se suman estas condenas a los 25 años que se han ratificado, por lo que será entonces el término máximo que Fujimori pasará en prisión.

El caso de Fujimori trasciende no solo en el Perú sino en toda América Latina puesto que se trata de una condena a un presidente, que fue electo democráticamente, por haber violado derechos humanos, acusaciones que el ex presidente sigue negando hasta el momento.

Fuente BBC Mundo

 

www.miabogadoenlinea.net