En una decisión histórica, una corte en La Haya, Holanda, falló a favor de los familiares de tres hombres bosnios musulmanes que murieron en la masacre de Srebrenica y que fueron desalojados del campamento de las tropas danesas que resguardaban la zona, con lo que adjudicó responsabilidad al gobierno danés por estas tres muertes.

 

En 1995 una tropa holandesa, parte de los Cascos Azules de la ONU, conocida como Dutchbat, estaba encargada de resguardar la zona de Srebrenica durante la guerra entre Serbia y Bosnia. A este campamento miles de bosniacos, bosnios musulmanes, solicitaron asilo frente al avance de las tropas de Ratko Mladic sobre la región.

 

Previo al 11 de julio de 1995, el Dutchbat ordenó a los refugiados abandonar el campamento, considerado como zona segura. La mayoría de estos hombres y niños desalojados pereció a manos de las tropas de Mladic en lo que hoy conocemos como la masacre de Srebrenica, por la cual tanto Ratko Mladic como Rodovan Karadzic están siendo juzgados por el Tribunal Especial para la Antigua Yugoslavia, establecido en La Haya.

 

Entre los desalojados figuraban tres hombres que prestaban servicios laborales para el regimiento holandés, cuyos familiares demandaron la responsabilidad de su muerte al gobierno de Holanda.

 

En el pasado se había deslindado de responsabilidad al gobierno por la actuación del Dutchbat ya que el regimiento se encontraba bajo las órdenes de la ONU. Incluso en abril del año pasado una Corte de Apelaciones negó una demanda interpuesta por una asociación de mujeres familiares de hombres fallecidos en julio de 1995 que reclamaba responsabilidad de la ONU y del gobierno holandés por estas muertes.

 

Sin embargo este tribunal cambió las decisiones anteriores y consideró que el gobierno había participado en las operaciones de su regimiento y que por ello la decisión de ordenar el desalojo era también responsabilidad del estado holandés y por ello lo condenó a pagar indemnizaciones a los familiares de estos tres hombres.

 

Esta decisión abre la puerta a otras demandas en contra del gobierno holandés, pero también conlleva el riesgo de que los gobiernos eviten en el futuro participar en las misiones de paz de la ONU al ver que se les puede adjudicar responsabilidad directa por sus actuaciones al mando de las Naciones Unidas.

 

Para Holanda este es un episodio particularmente penoso en su historia. En 2002 una investigación conducida por el Instituto Nacional de Documentación de Guerra adjudicó responsabilidad tanto a la ONU como al gobierno holandés por haber enviado un regimiento mal equipado para tratar de contener a las tropas serbias sobre la región, en lo que se consideró una misión imposible.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net