Elefantes

 

Zimbabwe pide permiso para vender las toneladas de marfil confiscado y derivar ingresos a actividades de conservación

La semana pasada, el organismo de parques nacionales y vida silvestres de Zimbabwe, a través de su director general, Fulton Mangwanya, pidió a embajadores de Europa que intercedan a su favor para que puedan vender las 130 toneladas de marfil y las 67 toneladas de cuernos de rinoceronte.

El comercio internacional de marfil y cuernos de rinoceronte quedó prohibido desde 1989 por la Convención sobre el Comercio Internacional de Flora y Fauna, CITES. Esta Convención somete el comercio internacional de especímenes de determinadas especies a ciertos controles, de manera que la importación, exportación, reexportación o introducción procedente del mar de especies amparadas por la Convención, debe autorizarse mediante un sistema de concesión de licencias.

Zimbabwe está en posesión de ese marfil debido a los decomisos que hace a cazadores ilegales o de lo que obtiene de animales muertos. Por estar prohibido el comercio internacional, el gobierno tiene que hacerse cargo del almacenaje de estos materiales.

“Tenemos alrededor de 130 toneladas de marfil que es rastreable, también tenemos alrededor de 67 toneladas de cuerno de rinoceronte y estamos hablando de un total de alrededor de 600 millones de dólares”dijo el director Mangwanya a embajadores de países de la Unión Europea y de otros países como Reino Unido, Suiza, Canadá y Estados Unidos.

“La carga de administrar una reserva de la que no podemos obtener valor económico o reinvertirla en las comunidades y la conservación de las mismas especies es un gran peso para nosotros”, explicó el funcionario, agregando: "Solicitamos amablemente el apoyo de la Unión Europea para que se permita a Zimbabwe una venta única de nuestras existencias nacionales de marfil".

“Sin un mercado legal de marfil, podríamos terminar sin recuperar el marfil de las áreas protegidas de nutrición natural o incluso investigar para arrestar y enjuiciar a cualquier persona con marfil fuera de las áreas protegidas y eso sería un desastre para la comunidad internacional y se sumaría a la extinción de los mismos elefantes que estamos tratando de defender”, concluyó.

La respuesta, sin embargo, no fue la esperada por el funcionario, ya que el embajador de Suiza para Zimbabwe, Malawi y Zambia, Niculin Jager, respondió, a nombre de los embajadores, que el apoyo es al cumplimiento de las leyes internacionales.

“La conservación y prevención del comercio ilegal de vida silvestre es un problema internacional debido a la participación de organizaciones criminales en el comercio ilegal de vida silvestre, por lo que es necesario fortalecer la cooperación internacional”.

Además de la prohibición al comercio internacional de marfil, CITES impuso en 2019 restricciones a la venta de elefantes silvestres de Botswana y Zimbabwe, países que en conjunto tienen el 50 por ciento de la población mundial de estos animales.

“Necesitamos ayuda. Estos elefantes se están multiplicando a un ritmo peligroso, 5% anual”, dijo el director Mangwanya, explicando que tienen la capacidad para administrar 55,000 elefantes, pero la población casi se ha duplicado. "Será muy difícil para nosotros hacer otra cosa que no sea sacrificar, a lo que todos se oponen", concluyó

Por el peligro que un aumento en la población de elefantes representa para las aldeas, los cultivos e, incluso, las vidas de las personas, en mayo de 2019 se levantó en Botswana, el país con la mayor población de elefantes, la prohibición a la cacería.

Al solicitar la venta por una única vez del marfil y cuernos de rinocerontes, el funcionario dijo que su país se compromete a utilizar “todas” las ganancias de las ventas de marfil para financiar la conservación en sus parques de vida silvestre y apoyar a las comunidades que viven cerca de los parques y “soportan la peor parte” del conflicto con la vida silvestre, dijo Mangwanya. Explicó que los fondos que benefician a las personas que viven cerca de los parques los motivarán a apoyar la lucha contra la caza furtiva en lugar de depender de ella para su sustento.

Un tema polémico, pero interesante. ¿No caben lugar las excepciones a las reglas, frente a situaciones extraordinarias?

Más información newzimbabwe.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net