Mapa de Japón

 

Familiares de inmigrante de Sri Lanka que falleció en centro de detención, planean demandar civilmente al gobierno japonés

Ha trascendido la información de que a finales de esta semana, los familiares de Ratnayake Liyanage Wishma Sandamali, una mujer fallecida en un centro de detención en Japón, presentarán una demanda civil en contra del gobierno japonés, pidiendo ser compensados por daños.

Wishma, de 33 años, era originaria de Sri Lanka. Llegó a Japón en 2017 a estudiar. Fue detenida en agosto de 2020 por no haber salido del país cuando expiró su visa e ingresada en el centro de detención de Nagoya, mientras se definía su situación legal.

Ya en el centro de detención, la mujer se empezó a quejar de afecciones a la salud, entre ellas, dolor de estómago. Un mes después, sin que se le prestara una debida atención médica, Wishma falleció, sin que se determinaran las causas de su muerte.

En mayo de 2021 sus hermanas llegaron a Japón y en agosto la Oficina de Servicios de Inmigración publicó los resultados de la investigación sobre lo sucedido, señalando que los empleados en el centro de migración no estaban capacitados para atender emergencias médicas y que se presentaron problemas de intercambio de la información médica en la instalación de detención.

Asimismo, se señaló que derivado de la investigación no se podía determinar la causa de la muerte.

Después de que se publicó el reporte de la investigación, el centro de detención de Nagoya entregó un video en el que editaron las grabaciones de las cámaras de seguridad de las dos últimas semanas de vida de la mujer y en donde constaban sus dos últimas horas de vida. Este video fue presentado en el tribunal el 1 de octubre como medio preparatorio a juicio y fue visto por los abogados y familiares de Wishma.

Finalmente, en noviembre, en la Oficina de la Fiscalía Pública de Nagoya, la familia presentó una denuncia en contra del director, subdirector y otros funcionarios en servicio el día de la muerte de Wishma, exponiendo que el director tenía la obligación de tomar las medidas adecuadas cuando un detenido decía no sentirse bien de salud. La denuncia fue aceptada por la Fiscalía.

Ahora ha trascendido que, además, de la denuncia, la familia presentará una demanda civil en contra del gobierno pidiendo una indemnización por los daños que la muerte de su ser querido les ha ocasionado.

Japón tiene muy estrictas leyes en materia de inmigración, y se ha llegado a considerar que el uso excesivo de fuerza para someter a quienes son deportados no es excesiva, sino necesaria. Así lo concluyó en 2016 un Tribunal Superior de Tokio por la muerte en 2010 de un inmigrante ghanés que fue atado de brazos y piernas, amordazado con una toalla y obligado a inclinarse hacia adelante por los oficiales de inmigración que lo llevaban al aeropuerto.

La muerte de Wishma, sin embargo, generó mucha controversia, lo que llevó a que el gobierno se desistiera en mayo de una iniciativa de ley que buscaba fortalecer la ley de inmigración y que activistas denunciaron que las nuevas reglas complicarían aún más la situación de los migrantes en los centros de detención.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net