Instrumental quirúrgico

 

Por muerte de popular influencer, chinos piden al gobierno una mayor regulación de la industria de cirugías cosméticas

El fallecimiento de una influencer china por infección tras una cirugía plástica, ha puesto otra vez en la mesa de debates la escasa regulación de los servicios médicos en ese país pidiéndose que las certificaciones sean más estrictas para operar establecimientos de salud que proporcionan estos servicios.

El caso se refiere a una mujer de 33 años que se llamaba Xiaoran y que en la red social china Weibo tenía más de 130,000 seguidores. Como suelen hacer quienes se dedican a mostrarse en la red, Xioran publicaba fotografías de ella en diferentes escenarios y modelando ropa y accesorios.

Según el diario chino Global Times, que cita a su vez el reporte de una revista, Xioran visitó una clínica de belleza en la ciudad de Hangzhou, provincia de Zhejiang en el este de China. Ahí, el o la cirujana plástica que la atendió le recomendó hacerse tres cirugías: una liposucción en la cintura y abdomen, liposucción en los brazos y aumento de busto. Xiroan aceptó los tres procedimientos que se hicieron el mismo día y estuvo en cirugía durante cinco horas.

El 4 de mayo, dos días después de la cirugía, Xioran empezó a sentir dolor y a tener problemas para respirar. Fue trasladada de emergencia al Hospital General de Hangzhou, donde los médicos avisaron a sus familiares que había sufrido fallas en varios órganos y que estaba en la Unidad de Terapia Intensiva.

Al día siguiente la paciente fue trasladada a un hospital más grande y mejor equipado en donde la sometieron a dos cirugías para tratar de salvarla de la infección que sufría, pero permaneció en condición crítica durante dos meses hasta que el martes falleció debido al fallo multiorgánico.

Según reporte de la revista china Economic Weekly, la clínica de belleza en donde se hicieron las cirugías estéticas admitió su responsabilidad por la muerte de Xioran, aceptando errores cometidos durante las cirugías y el retraso en la atención postoperatoria.

La familia ya presentó una demanda pidiendo a la clínica una compensación de 6 millones de yuanes, equivalentes a unos 920,000 dólares estadounidenses. Aparentemente la clínica no ha respondido la demanda.

Este caso llamó la atención de la abogada de derechos de las mujeres, Lü Xiaoquan, quien declaró: “Estos casos demuestran que la regulación de la industria médica de belleza debe ser reformada conforme con la situación actual y sugerencias del público”.

La industria cosmética en China, como en muchos países, ha aumentado en los pasados años de tal forma que la Asociación China de Plástica y Estética ha predicho que el mercado de las cirugías plásticas en China alcanzará en 2022 los 300 mil millones de yuanes.

Sin embargo, las instituciones médicas que cuentan con registro legal solo representan el 14 por ciento de la industria y el número de cirujanos ilegales ha alcanzado por lo menos 100,000 según reportes de mayo de 2020 del periódico Beijing Evening News.

No solo en China estas clínicas están poco reguladas. El año pasado un tribunal en Dubái sentenció a prisión a tres cirujanos plásticos, uno de ellos de República Dominicana, que por mala práctica durante una cirugía de nariz, la paciente de 26 años quedó con daño cerebral. En este caso los familiares no solo lograron la condena de los médicos y ser compensados por la clínica, sino que el gobierno impusiera reglas más estrictas de certificación a los hospitales y clínicas.

Más información globaltimes.cn

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net