Campanario

 

Funcionario de agencia de medioambiente de Nigeria se refiere a la contaminación por ruido de iglesias y mezquitas

Este domingo, el director general de la paraestatal nigeriana encargada del medio ambiente, Aliyu Jauro, se refirió a la contaminación por ruido que las iglesias y mezquitas hacen, usando incluso altavoces para dirigir las oraciones o rituales religiosos, no solo durante el día sino también en las noches.

Refiriéndose al problema de la contaminación ambiental, el profesor Jauro de la Agencia Nacional de Aplicación de Normas y Reglamentos Ambientales, NESREA por sus siglas en inglés, dijo que afecta no solo a las personas, sino también plantas y animales.

“Lo que nosotros hacemos como organismo es que salimos a asegurar el cumplimiento. Hay muchas actividades en las que las personas se involucran que afectan al ambiente y a los individuos. Recibimos muchas quejas de muchas personas.

“Por ejemplo, lugares como iglesias, mezquitas y hasta industrias están generando mucho ruido, de lo que recibimos quejas de las personas, así que visitamos esas áreas, sensibilizándolos sobre el problema que las personas están enfrentando.”

Aunque existen normas en materia de ruido, las palabras del director Jauro revelan que tratándose de mezquitas e iglesias estas regulaciones no existen por lo que su agencia lo que puede hacer de momento es sensibilizar respecto de la molestia que ocasionan a los demás con el ruido.

Por ley, NESREA no solo debe identificar las fuentes de ruido, los criterios para establecer los límites de ruido y la tecnología usada, sino también emitir las regulaciones sobre el ruido, el control de las emisiones y la reducción, según sea necesario para preservar y mantener la salud y el bienestar públicos.

Aunque lo más sencillo es la emisión y ejecución de normas en materia de ruido, los nigerianos también tienen la posibilidad de acudir a los tribunales, aunque se trata de una opción más costosa.

La contaminación por ruido que proviene de los templos religiosos no es menor. No solo se trata de las campanas, sino también del uso de altavoces para dirigir las oraciones, un tema que nos fue ajeno el año pasado en México cuando las iglesias estuvieron cerradas.

En Ruanda en 2018 el gobierno ordenó el cierre de 714 templos religiosos en Kigali por razones como el incumplimiento de condiciones de seguridad e higiene suficientes o por ser fuente de contaminación por ruido.

Sobre el sonido de las campanas de las iglesias también se han generado interesantes controversias. En 2017 un consejero de la ciudad de Berna, capital de Suiza, presentó una iniciativa de ley para que cesen su repiqueteo las campanas de las iglesias entre las 10 de la noche y las 7 de la mañana del día siguiente para permitir a los habitantes un descanso ininterrumpido. Al parecer la iniciativa no fue aceptada porque turistas siguen reportando el repiqueteo de las campanas durante la noche.

En Girona, España, el ruido nocturno de las campanas de la catedral llegó a tribunales por la queja presentada por los propietarios de un hotel. Inicialmente lograron que el ayuntamiento hiciera callar las campanas por las noches durante un mes, pero debido a la presión del obispado, la decisión se anuló invocando la Ley de Centros de Culto del 2009 que excluye a las campanas de los ruidos acústicos al contemplarlos como "un atributo tradicional". Desconocemos qué pasó con el caso presentado en los tribunales pues no encontramos información reciente sobre el tema, aunque cuando la demanda se presentó, al abogado de los propietarios del hotel, Luis Gallardo, adelantó que por lo menos dos años el caso podría estar en tribunales. Ya han pasado cuatro.

Más información allafrica.com / scirp.org

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net