Fachada de iglesia cristiana

La semana pasada el gobierno de Ruanda ordenó la clausura de 714 templos religiosos tan solo en Kigali debido a que no cumplen con condiciones de seguridad e higiene suficientes, son contaminantes por ruido o exponen a sus fieles a situaciones de riesgo.

La mayoría de estos templos son cristianos, aunque también se ordenó el cierre de una mezquita. Ruanda es mayoritariamente cristiana, con iglesias pentecostales creciendo rápidamente, aunque también se practican religiones tradicionales.

Los cierres se han efectuado conforme con una nueva ley en materia de templos religiosos que exige, entre otras cosas, que los pastores hayan recibido entrenamiento religioso antes de operar una iglesia o templo.

La ley también exige que los edificios usados para la práctica religiosa cumplan con ciertas medidas de infraestructura, seguridad e higiene y registro legal. Por ejemplo, los templos deben contar con espacios de estacionamiento suficientes pues de lo contrario se causan molestias en los vecindarios y se ocasionan congestionamientos viales. Asimismo, deben contar con detectores de metales para evitar la portación de armas al interior del templo.

“La rendición de culto debe hacerse de una forma organizada y debe cumplir ciertos estándares. Ejercitar tu derecho a la libertad de culto no debe ser invasivo a los derechos de los otros”, dijo Justus Kangwagye, director de la oficina de partidos políticos y sociedad civil del gobierno de Ruanda, añadiendo que se ha pedido a estos templos que cesen funciones hasta que cumplan con todos los requisitos.

“Las iglesias que están en tiendas también han sido llamadas a revisar sus locales antes de que puedan continuar sus operaciones. Por higiene y sanidad no se puede tener una reunión donde no hay agua para lavarse las manos, ni servicios sanitarios entre otras cosas”, añadió el funcionario.

Justus Kangwagye añadió que muchos templos se escudaron en el derecho a la libertad de culto para evitar cumplir con la ley. Así, explicó que para operar una iglesia se debe contar primero con un certificado temporal que expira en 12 meses y que dentro de los nueve meses de operación se formalice el permiso.

“La mayoría ha fallado en honrar esto y han fallado en la solicitud de documentos permanentes [de operación]. No se les puede permitir funcionar al margen de la ley”, explicó el funcionario.

Este operativo se ha llevado en otras regiones del país. Así, en el distrito de Kicukiro se han clausurado 156 de las 352 iglesias; en el distrito de Gasabo se han cerrado 355 iglesias de las 699 en operaciones; y en Nyarugenge, 203 iglesias de las 300 que hay han sido clausuradas. Se trata de cifras que han llamado la atención por el elevado número de iglesias que existen en el país africano.

Más información nairobinews.nation.co.ke

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo el crédito a miabogadoenlinea.net