Tampón

 

Tribunal de Corea del Sur confirma multa a ex director de Asiana Airlines por haber negado permiso por periodo menstrual

Un tribunal superior en Corea del Sur confirmó esta semana la multa impuesta en primera instancia al exdirector y actual miembro del consejo de la línea aérea Asiana Airlines por haber negado a su personal femenino el permiso por periodo menstrual, un derecho que las trabajadoras en ese país tienen desde 1953.

Se trata del ex CEO de Asiana Airlines, Kim Soo-cheon, quien fue encontrado culpable en 2017 de haber negado entre 2014 y 2015, 138 peticiones de 15 sobrecargos de permiso por periodo menstrual señalando que las mujeres no proporcionaron pruebas de que tuvieran sus periodos.

El permiso por periodo menstrual, aunque existe desde hace varios años en Corea del Sur, es prácticamente inexistente en otras legislaciones. Así, en Corea del Sur se otorga a quienes sufren dismenorrea o fuertes dolores que, según la American Academy of Family Physicians de los Estados Unidos, es una condición muy frecuente que afecta a una de cada cinco mujeres con dolores que les impiden llevar a cabo sus actividades diarias.

Otros países que reconocen este derecho son Indonesia, pagando dos días por mes; Taiwán, concediendo tres días que no se consideran permiso por enfermedad; y Zambia, concediendo un día de permiso pagado al mes. Japón obliga a los patrones a conceder el permiso a las mujeres por periodos dolorosos, pero no los obliga a pagarlos. En 2017 se presentó la iniciativa en Italia para conceder permiso pagado hasta por tres días, pero no fue aprobada.

En el caso de Asiana Airlines, Kim Soo-cheon explicó su decisión de negar los permisos regulados en la ley laboral con el argumento de que las peticiones eran sospechosas porque se pedían en periodos festivos o de descanso obligatorio. Además, dijo que las mujeres no proporcionaron prueba de que efectivamente tuvieran sus períodos.

En 2017 un tribunal de primera instancia lo obligó a pagar 2 millones de wons, equivalentes a unos 1,800 dólares estadunidenses, estableciendo, además, que pedir a las empleadas que prueben que están teniendo sus periodos menstruales puede “infringir su privacidad y derechos humanos”.

El ejecutivo apeló la decisión, pero esta semana un tribunal superior la ha confirmado.

Pese a la frecuencia con que las mujeres sufren de estos fuertes dolores y que la fuerza de trabajo femenina es de más del 50 por ciento en varios países, este derecho laboral se ha negado, como cerrando los ojos a esta realidad. La discusión incluso se ha centrado en si a las mujeres les conviene que exista este derecho y que lo soliciten porque se perpetúan estereotipos perjudiciales, además de que es una razón no dicha para evitar su contratación.

Estos temores no son infundados. La menstruación sigue siendo causa de discriminación. Por ejemplo, como se sigue viendo como algo impuro hay comunidades que exilian a las mujeres, muchas veces a lugares insalubres e inseguros, durante los días de sus periodos para evitar el contacto con los demás pobladores. En Nepal esta práctica, que en ese país surge de creencias hindús, quedó prohibida en 2017.

En la India, la menstruación de las mujeres ha sido señalada como la causa por la que las mujeres no puedan ingresar a ciertos templos o a lugares santos de estos templos. Se trata de un tema que ya fue discutido en la Suprema Corte de ese país respecto del templo de Sabarimala en el estado de Kerala.

En junio de 2017 una modelo presentó una queja laboral porque dijo haber sido despedida por la armadora de automóviles Hyundai por tener su periodo. Ella fue contratada en abril de ese año por la empresa para modelar sus autos durante el New York International Auto Show, pero no le concedieron el permiso solicitado para ir al baño y cambiar su apósito lo que hizo necesario que después tuviera que cambiarse la ropa.

Así, la discusión sobre el tema sigue.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net