Londres

 

La policía Metropolitana compensó al hombre que nació de una relación de su madre con un policía encubierto

A consecuencia de un operativo encubierto de la Policía Metropolitana de Londres que ocurrió en la década de los años 80, el organismo ha pagado una compensación a un hombre que a los 26 años descubrió que su papá no era un activista de izquierda sino un policía encubierto.

Las actividades de la policía durante la década de los años 80 empezaron a ser descubiertas y develadas apenas hace unos años gracias al periodismo de investigación. Estas actividades, que no han sido completamente discutidas por la sociedad británica porque las audiencias del caso han sido retrasadas varias veces, llevaron a los policía encubiertos a cometer actos no solo delictivos, sino inmorales.

Bob Lambert fue uno de los policías encubiertos cuyas actividades han sido reveladas. Además de haber hecho explotar una bomba en una sucursal de la tienda Debenhams mientras estaba infiltrado en un grupo protector de animales y de haber ayudado a escribir un panfleto en contra de McDonald’s por el que dos activistas de Greenpeace fueron procesados por difamación, mantuvo relaciones sexuales con cuatro mujeres de Greenpeace, una de ellas con quien procreó un hijo y a quienes no reveló su identidad ya que en 1989 desapareció sin dejar rastro.

Cuando en 2012 la mujer con quien Lambert tuvo el hijo, que, entonces, tenía 26 años, descubrieron la verdadera identidad del policía leyendo el periódico, presentaron demandas a la policía Metropolitana. La madre, identificada como Jacqui, dijo que había sido tal su decepción de saberse engañada por un policía que intentó suicidarse y el hijo, identificado como TBS, expuso que haber conocido la verdadera identidad de su padre como un policía y no como un activista, le ocasionó daños psicológicos.

Llegando a acuerdos con las partes con el afán de mantener documentación secreta para no dar a conocer más información sobre las actividades de Lambert, la policía pagó una compensación de 425,000 libras a Jacqui y a TBS una cantidad que no se ha hecho del conocimiento público.

A nombre de Cressida Dick, comisionada de la policía, Helen Ball envió una carta a TBS: “Deseo expresar mi disculpa sin reservas por el papel de la policía Metropolitana en las circunstancias que llevaron a la relación de su padre, como agente encubierto, con su madre, que culminó, años después, en la constatación de que lo que le habían hecho creer sobre su padre y su vida hogareña, y las razones dadas por su padre para dejar el hogar familiar se basaron en un engaño fundamental”, se lee en el carta. "El hecho de que no supiera la verdad de la situación durante un período tan prolongado sólo puede haber hecho que el descubrimiento fuera aún más perturbador".

TBS ha declarado que no ha recibido más respuestas de la policía y que le parece que el organismo desea cerrar este capítulo sin dar a conocer la verdad ni remediar los males que este programa de policías encubiertos hizo. A este respecto, su abogado, Jules Carey de la firma legal Bindmans, dijo que su cliente envió a la policía una lista de preguntas sobre la operación, pero que el organismo “se las arregló para hacerlas a un lado y concluyó el caso pagándole daños sustanciales y disculpándose.”

Pese a que una investigación sobre estas actividades encubiertas de la policía Metropolitana fue anunciada en 2014 cuando Theresa May era secretaria del Interior, será hasta el próximo 2 de noviembre que el juez retirado John Mitting presida las audiencias sobre esta investigación.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net