Esposas

 

Los testigos de una violación grupo en un hotel han sido imputados por homosexualidad y libertinaje

Pese a que hace una cuantas semanas el Parlamento de Egipto aprobó una ley para garantizar el anonimato de las mujeres que denuncien por acoso y otros delitos sexuales, la forma en que se está manejando el caso conocido como del hotel Fairmont Nile City de violación en grupo está demostrando que no hay voluntad para aplicar esta protección.

El caso mencionado ocurrió en 2014 (aunque se develó en una cuenta de Instagram en julio), cuando presuntamente seis hombres de acaudaladas y poderosas familias egipcias violaron a una joven de 18 años. En el curso de las investigaciones, varias personas presentaron su testimonio ante la fiscalía, de las cuales por lo menos seis han sido detenidas y acusadas, entre otras cosas, de libertinaje, homosexualidad y cargos relacionados con el uso de drogas. Tres de estos testigos siguen detenidos y sus abogados acusan que a sus clientes les han negado la representación legal y que los tienen incomunicados en lugares desconocidos. De los acusados de la violación grupal, solo uno ha sido imputado.

Una fuente de la fiscalía pública declaró al Middle East Eye que los testigos detenidos enfrentan cargos que incluyen “abuso de drogas, incitación al libertinaje, incitación a la homosexualidad y lesbianismo y de hacer acusaciones falsas en redes sociales para promover falsos casos de violencia en contra de las mujeres.”

“La retórica de que la fiscalía está sesgada hacia los presuntos violadores es falsa. Si son encontrados culpables, serán procesados de conformidad”, agregó esta fuente anónima.

Estas detenciones de testigos no han sido el único medio usado por las autoridades para silenciar las acusaciones de la violación en grupo que consta en un video que fue usado por los perpetradores para chantajear a la víctima con su silencio. Se han valido también de los medios de comunicación cercanos al gobierno para montar una campaña de desprestigio de los testigos e incluso de la víctima. De esta forma, tomando fotografías y videos de los teléfonos incautados por las autoridades a los testigos detenidos, han filtrado estas imágenes, muchas de ellas sexualmente explícitas.

Las autoridades han logrado cambiar la narrativa de los hechos y de tratarse el asunto de una violación en grupo durante una fiesta, ha pasado a ser una fiesta de homosexuales y orgías. En Egipto, un país en el que en 2013 el 99.3 por ciento de las mujeres declaró haber sufrido algún tipo de acoso, la homosexualidad es ilegal bajo el delito de “practicar y fomentar el libertinaje” y tratándose de delitos sexuales las mujeres siempre son señaladas por su forma de vestir, hablar o conducirse. Recordemos que no fue sino hasta 2014 cuando por primera vez se tipificó como delito el acoso sexual.

“Si la fiscalía se convence de que a la fiesta fueron homosexuales e implicaron orgías, pueden terminar por acusar a la víctima de libertinaje y de practicar la homosexualidad”, declaró el abogado de uno de los detenidos que prefirió no dar su nombre para evitar represalias.

Para tratar de demostrar estas acusaciones, una fuente del departamento de medicina forense del Ministerio de Justicia, citada por el mismo medio, dijo que a algunos de los testigos podrían realizárseles “examinaciones anales” para determinar si son “homosexuales habituales o no”. Se trata de una prueba que no tiene fundamento científico y que es condenada como un acto de tortura. El Middle East Eye afirma que a una detenida ya se le hizo una “prueba de virginidad”.

La ley que supuestamente garantiza anonimato en las acusaciones de delitos sexuales siguió al muy publicado caso de un joven de una acaudalada y poderosa familia, arrestado tras la denuncia de haber acosado, violado y chantajeado a varias mujeres en la universidad.

A raíz de este caso, el Consejo Nacional para las Mujeres, órgano del gobierno egipcio, pidió que todas las mujeres que han sido víctimas de estos delitos presenten su denuncia lo más pronto posible a través de los mecanismos dispuestos por el estado, garantizando la seguridad de las denunciantes. Ahora, la imagen de este órgano de gobierno está muy deteriorada porque falló a su promesa.

“Fuimos tan ingenuas pensando que Egipto, que ordena pruebas de virginidad a manifestantes femeninas y encierra a jóvenes intérpretes de TikTok, defendería los derechos de las mujeres”, declaró una activista vinculada a la cuenta anónima de Instagram en la que se denunció la violación en grupo, quien añadió sobre el caso: “Egipto tomó un caso de violación muy claro, con evidencia literal de foto y video, y lo convirtió en un caso sobre homosexualidad y orgías y de culpa de las víctimas.”

“Ahora, ninguna mujer, no importa qué tan horrible haya sido violada, se atreverá a ir a las autoridades sabiendo que no solo podría ser menospreciada sino que incluso podría ser procesada por libertinaje”, declaró otra activista.

Pequeños pasos que a lo largo de muchos años se habían dado para reconocer y defender los derechos de las mujeres, han sido revertidos en un afán de proteger a un puñado de ricos y poderosos. Mal día para todas las mujeres del mundo.

Más información middleeasteye.net

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net