Memorial a las víctimas en Hiroshima

 

Este miércoles, pocos días después de haberse conmemorado el 75 aniversario de las explosiones de bombas atómicas en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, el 6 y 9 de agosto respectivamente, el gobierno central japonés y el local de Hiroshima presentaron la apelación a una sentencia que amplía el número de víctimas a ser compensadas.

Conforme a la ley aprobada por el parlamento japonés en 1957, se estableció la obligación del gobierno de Japón de proporcionar beneficios a los hibakusha, que literalmente significa personas afectadas por una explosión, entendiendo que son las personas que habían estado en un radio de 2km de la zona donde explotaron las bombas en un periodo de dos semanas, o que habían sido afectadas por la radicación o que aún no habían nacido, pero estaban en el vientre de sus madres. Estas víctimas tienen derecho a un subsidio mensual y a atención médica.

En 1976 se decretó una ley relacionada para incluir como hibakusha de Hiroshima a quienes al momento de la detonación vivían en un área de 19 kilómetros de largo, 11 kilómetros de ancho al noreste del epicentro de la zona de la detonación.

Esta zona fue establecida con fundamento en un estudio meteorológico realizado en 1945 con la consulta a los residentes locales para determinar las zonas de la llamada lluvia negra con carga de radiación. Este estudio concluyó que la lluvia negra cayó en un área aproximadamente a 15 kilómetros al este y 29 kilómetros del norte al sur del epicentro. Sin embargo, solo los residentes en el área de 11 kilómetros al este y 19 al norte del epicentro se reconocieron como hibakusha porque ahí cayó la lluvia más densa. Todo lo demás donde la lluvia fue más ligera quedó fuera de protección.

En noviembre de 2015, sesenta y cuatro personas presentaron una demanda en contra de la ciudad y prefectura de Hiroshima pidiendo ser reconocidos como hibakusha. Todos ellos tenían entre 4 meses y 21 años cuando la detonación ocurrió y vivían en zonas afectadas por la lluvia negra y todos ellos sufrieron alguna afectación por la radiación. Algunos de los demandantes son familiares de víctimas que fallecieron después de 2015.

Esta demanda fue presentada en la Corte de Distrito de Hiroshima y como parte de los alegatos se presentaron testimonios de científicos que cuestionaron la validez científica del estudio meteorológico de 1945 y se expuso que la delimitación de la zona de reconocimiento era muy estrecha y arbitraria.

El 29 de julio, la Corte de Distrito falló a favor de los demandantes al concluir que los estándares establecidos por el gobierno para definir quiénes eran víctimas de la lluvia negra eran irracionales porque se basaban en donde las personas estaban el 6 de agosto de 1945 y en el periodo de tiempo durante el cual cayó la lluvia en el área.

Estos estándares no toman en cuenta a las personas que quedaron expuestas directamente a la radiación por la lluvia, ni a quienes fueron envenenadas internamente por tomar agua y alimentos contaminados.

La Corte concluyó que se debe determinar quiénes son hibakusha no solo considerando donde estaban cuando cayó la lluvia negra, sino también la distancia a la que estaban cuando cayó y la confiabilidad de sus testimonios sobre su ubicación en el momento. De esta forma, ordenó a los demandantes a presentar testimonios sobre su localización e historial médico, considerando que no es irracional creer el testimonio de los que dicen haber estado trabajando en exteriores ese día.

Para el gobierno central japonés, como “la decisión es diferente de sucesivas sentencias de la Suprema Corte, se tomó la decisión de apelar”, según declaró a reporteros el primer ministro Shinzo Abe.

Por su parte, el ministro de salud, Katsunobu Kato, declaró sobre la apelación que “no podemos decir que la decisión de la Corte estuvo basada en evidencia científica suficiente”.

Pese a la apelación, el ministro Kato declaró que el gobierno va a discutir la posibilidad de ampliar la zona de designada de protección para ayudar a más víctimas, aunque no precisó cómo.

La decisión del gobierno de la prefectura de Hiroshima de presentar la apelación ha sido duramente criticada, aunque declararon que aceptaron proceder tras la declaración del gobierno central de ampliar la zona de cobertura.

“El gobierno central se está metiendo con la decisión judicial. La apelación es extremadamente lamentable, pero continuaremos luchando”, declaró a medios locales Masaaki Takano, de 82 años, líder de los demandantes.

Una demanda similar presentada en Nagasaki fue desechada en 2016 por la Corte de Distrito de Nagasaki.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Pin It