Logo de TikTok

 

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha invocado poderes de emergencia como reacción a los problemas de la privacidad de datos en TikTok, con el argumento de que la empresa matriz en China tiene vínculos con el gobierno de ese país, pero los expertos dicen que sus acciones burlan la Primera Enmienda (libertad de expresión).

La pandemia ha provocado que millones de estadounidenses se queden en casa, buscando diversas formas de entretenimiento para pasar el tiempo y combatir el tedio de la cuarentena.

Pero la creciente popularidad de la aplicación, ha despertado alertas sobre el manejo de los datos de los usuarios por parte de la empresa matriz ByteDance, con sede en Pekín, que actualmente tiene un valor de más de 100 mil millones de dólares. El presidente Trump ha utilizado el tema como parte de su campaña política, siendo China uno de sus blancos para ganar votantes, por lo que el 6 de agosto emitió una orden ejecutiva que prohibiría "cualquier transacción de cualquier persona" con ByteDance o cualquiera de sus subsidiarias.

Según la orden, TikTok "captura vastas franjas de información de sus usuarios", lo que podría permitir al gobierno chino "rastrear la ubicación de empleados y contratistas federales, crear expedientes de información personal para chantajear y realizar espionaje corporativo". La orden de Trump también decía que TikTok "presuntamente censura" el contenido y "también puede usarse para campañas de desinformación".

TikTok emitió el 7 de agosto un comunicado diciendo que la orden se funda en supuestos informes, sin citar la fuente exacta y destaca que la recopilación de datos es el estándar de la industria para miles de aplicaciones móviles en todo el mundo. De hecho la recopilación de datos que hace TikTok no se ha demostrado que sea diferente a lo que hace Facebook en sus redes sociales.

“Hemos dejado en claro que TikTok nunca ha compartido datos de usuarios con el gobierno chino, ni ha censurado contenido a petición suya", se lee en el comunicado, advirtiendo que se defenderán en los tribunales.

La compañía, que opera su sede en EEUU desde Los Ángeles y contrató al veterano de Disney, Kevin Mayer, como su CEO esta primavera, dijo que ha estado trabajando con el gobierno durante casi un año para encontrar soluciones a las preocupaciones, incluida la intención de vender sus operaciones estadounidenses a una empresa estadounidense, pero que ha esos esfuerzos la administración Trump ha respondido con la orden ejecutiva y tratando de intervenir en las negociaciones entre empresas privadas.

"Hay serias razones para creer que las órdenes ejecutivas relativas a TikTok y WeChat están motivadas, al menos en parte, por el deseo de censurar y no simplemente por preservar la seguridad nacional", declaró el abogado de medios y entretenimiento John-Paul Jassy a The Hollywood reporter. "TikTok es utilizado por aproximadamente 100 millones de estadounidenses para todo tipo de expresión, incluso para burlarse del presidente y coordinar un esfuerzo para frenar su mitin de regreso a Tulsa" destaca el litigante.

Y continúa: "Dadas las posturas anteriores del presidente antagónicas a las plataformas de redes sociales, así como su demanda de que el gobierno de EE.UU. obtenga un porcentaje de cualquier venta de TikTok, y su demora de 45 días en implementar una orden que supuestamente es una emergencia nacional, hay muchas razones para dudar de las motivaciones detrás de estas órdenes".

La orden de Trump afirma que existen amenazas a la seguridad nacional y cita la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional y la Ley de Emergencias Nacionales como fundamento para tomar esta acción.

Jassy tiene dudas de que sean aplicables en este caso. "La Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional se aplica a 'amenazas inusuales y extraordinarias'. Si la amenaza era tan inusual y extraordinaria, ¿por qué tomó tanto tiempo emitir una Orden Ejecutiva y por qué estuvo en espera durante 45 días? Una pregunta similar surge bajo la invocación de la Ley Nacional de Emergencias".

Por su parte el director de Libertades Civiles de la Electronic Frontier Foundation, David Greene, dice que es difícil que la orden no choque contra la libertad de expresión.

"Si el efecto es hacer ilegal que los estadounidenses usen TikTok, eso plantea serias preocupaciones sobre la Primera Enmienda", dice. "Cuando la gente usa TikTok, están ‘hablando’. También es un tema relacionado con la Primera Enmienda si se hace ilegal que las tiendas de aplicaciones distribuyan TikTok. Las tiendas de aplicaciones tienen el derecho de la Primera Enmienda para distribuir el ‘habla’ y las aplicaciones en sí son el ‘habla’. "

TikTok ha despegado con los jóvenes estadounidenses que encuentran su interfaz fácil de navegar, lo que reduce la barrera para crear contenido entretenido. Su poderoso algoritmo también puede convertir a un TikToker poco conocido en una sensación viral de la noche a la mañana promocionándolos a través del feed personalizado "For You" que los usuarios ven cuando abren la aplicación por primera vez. Así es como Charli D'Amelio, la bailarina de Connecticut de 16 años, se convirtió en la creadora más seguida en la aplicación con casi 80 millones de seguidores.

David Greene también advierte que la orden ejecutiva paralela de Trump dirigida a WeChat debería poner en alerta a la industria del entretenimiento. WeChat es propiedad del conglomerado de medios chino Tencent, una de las empresas más grandes del mundo. Según los informes, la Casa Blanca aclaró más tarde que la orden solo tenía la intención de afectar a WeChat, pero hasta ahora no ha habido más explicaciones.

"Tencent posee, total o parcialmente, varias compañías de videojuegos con juegos populares en los Estados Unidos", dice Greene. "Será interesante ver si habrá una presión similar sobre Tencent para vender sus negocio estadounidenses".

Tencent participa no solo en Riot Games (League of Legends) y Epic Games (Fortnite), sino también en compañías como Spotify y Universal Music Group, y tiene acuerdos de distribución con los principales jugadores de Hollywood, para películas como A Beautiful Day in the Neighborhood, Wonder Woman y Top Gun: Maverick  y un contrato de cinco años con la NBA por 1,500 millones de dólares para transmitir juegos de baloncesto profesional en China.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq/

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It