Mapa de la Península Arábiga

 

La Corte de Apelaciones de Londres concedió este jueves una importante victoria al grupo que aboga en contra de la venta de armas por parte del Reino Unido a Arabia Saudita al concluir que dichas transacciones son ilegales por violar el derecho internacional.

La venta de armas del Reino Unido a Arabia Saudita ha sido contendida judicialmente por la organización Campaign Against Arms Trade (CAAT). Los abogados de CAAT han argumentado que el otorgamiento de licencias de venta infringe la política de exportación de armas del Reino Unido que claramente establece que el gobierno debe negar esas licencias si hay un “riesgo claro” de que las armas “puedan” ser usadas “en violaciones serias al derecho internacional humanitario”.

En julio de 2017 el Tribunal Superior de Londres concluyó que la venta de armas no es ilegal y no viola el derecho internacional, razón por la cual CAAT, representada por el despacho de abogados Leigh Day, pidió permiso para apelar esa sentencia. Este permiso fue concedido en mayo de 2018.

Ante la Corte de Apelaciones el CAAT expuso una vez más que la venta de armas por el gobierno británico a Arabia Saudita para ser usadas en la guerra en Yemen estaba en contra de la guía del propio gobierno sobre derecho internacional humanitario.

Esta vez los jueces estuvieron de acuerdo con los recurrentes y concluyeron la toma de decisiones era "incorrecto en la ley en un aspecto significativo" e instruyeron a Liam Fox, secretario de comercio internacional y responsable de otorgar las licencias de exportación, a iniciar una revisión inmediata sobre las preocupaciones de que las bombas con licencia británicas están matando a civiles en Yemen.

La decisión fue anunciada por Sir Terence Etherton, master of the rolls y presidente de la División Civil de la Corte de Apelaciones, quien dijo que el gobierno “no realizó evaluaciones concluyentes de si la coalición liderada por Arabia Saudita había cometido violaciones del derecho internacional humanitario en el pasado, durante el conflicto de Yemen, y no hizo ningún intento de hacerlo".

La decisión no fue del agrado del secretario de comercio internacional quien ante la Casa de los Comunes del Parlamento anunció que apelarían la decisión, pero que, mientras tanto, suspenderían la emisión de todas las licencias de exportación de armas a Arabia Saudita.

Lo interesante será saber en qué radicarán su apelación pues será difícil rebatir que Arabia Saudita en su intervención en la guerra en Yemen ha matado civiles con lo que se ha violado el derecho internacional.

Las cifras más recientes indican que la cifra de muertos en Yemen está cercana a los 100,000 desde 2016. Según las Naciones Unidas, han fallecido 7,070 civiles y 11,205 han sido heridos, calculándose que el 65 por ciento de las muertes es resultado de los bombardeos aéreos de la coalición saudí.

Miles de civiles más han muerto por causas que pudieron haberse prevenido como desnutrición y enfermedades como una epidemia de cólera.

El conflicto en Yemen inició en 2015 cuando los rebeldes houthi tomaron control de buena parte del oeste del país, forzando la huida del presidente Abdrabbuh Mansour Hadi. Arabia Saudita y sus aliados intervinieron en el conflicto porque los houthi tienen nexos con Irán, país al que se enfrentan por el control de la región. Desde que inició esta intervención, Estados Unidos, Reino Unido y Francia han estado no sólo vendiendo armas a los saudís, sino también proporcionándoles apoyo logístico.

“Activistas no debieron haber llevado este caso a los tribunales para forzar al gobierno a cumplir con sus propias reglas”, declaró a los medios Andrew Smith de CAAT. “Sin importar las atrocidades que ha cometido, el régimen saudí ha podido contar con apoyo político y militar incondicional del Reino Unido”.

Desde Londres, el ministro de asuntos exteriores de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, dijo que “las únicas personas que se beneficiarán con la finalización de la venta de armas a Arabia Saudita serán las multitudes que claman ‘muerte a América’” dijo tratando de ganar simpatía hacia ellos y su alianza con el gobierno de los Estados Unidos que está enfrentado directamente a Irán y cuyo presidente ha iniciado campaña electoral de reelección, esperemos que no iniciando una nueva guerra que ponga en peligro el futuro de todos.

Por cierto, este mismo jueves el Senado de los Estados Unidos aprobó el bloqueo de venta de armas de ese país a Arabia Saudita, una decisión que probablemente sea vetada por el presidente de ese país.

Más información theguardian.com/ bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net