Hamburguesa con papas

 

El comité de agricultura del Parlamento Europeo pasó con un 80 por ciento de aprobación una propuesta para que se dejen de usar nombres que hacen referencia a la carne en platillos a base de plantas como hamburguesa vegetariana o filete de tofu.

Uno de los principales impulsores de esta iniciativa es el parlamentario europeo francés Éric Andrieu quien asegura que detrás de su propuesta no está la poderosa industria de la carne, sino que se trata de “sentido común”.

“El cabildeo de la carne no está detrás de esto”, dijo. “Esto ha generado un gran debate entre los grupos políticos y una larga mayoría que quiere aclarar las cosas. Particularmente a la luz de la historia, la historia que compartimos, puedes comer un filete o una hamburguesa, no le puedes llamar de otra forma”.

La propuesta es que sólo se usen los nombres que hacen referencia a la carne a los que contengan partes de animales por lo que ya no se podrían etiquetar productos basados en plantas como hamburguesas vegetarianas, salchichas quorn, escalopes de soya o filetes de seitán. Para ello se han propuesto otros nombres como platillos vegetarianos, tubos de quorn, rebanadas de soya y tajadas de seitán. (El quorn es un producto sustituto de la carne, originado en el Reino Unido y que se vende en Europa).

“Sentimos que filete debe mantenerse para un verdadero filete de carne e inventar un nuevo nombre para todos esos productos nuevos. Hay mucho que hacer en este sentido, mucha creatividad que se necesita”, dijo Éric Andrieu. “La gente necesita saber qué es lo que están comiendo. Así, la gente que quiere comer menos carne sabrá qué está comiendo, la gente sabrá qué está en su plato”.

Con esto asegura que la decisión de aprobar esta iniciativa se ha hecho exclusivamente para proteger a los consumidores y que puedan tener por cierto que el tofu no es una parte del cerdo ni de la vaca y no sean engañados.

Esta iniciativa, que sigue a una decisión semejante tomada en Francia, no será votada en el pleno del Parlamento Europeo sino hasta después de las elecciones parlamentarias de mayo.

En Francia, en abril de 2018 se aprobó una reforma a la Ley de Agricultura según la cual los productos vegetales que no contengan productos de origen animal no pueden llamarse “carne” ni usar ningún otro término parecido. También en el caso francés el objetivo fue proteger al consumidor de confusión y no a la industria cárnica.

Un año antes, en 2017, Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronunció en un caso parecido, pero de la industria de lácteos y concluyó que los productos puramente vegetales no pueden comercializarse con denominaciones tales como “leche”, “nata”, “mantequilla”, “queso” o “yogur”, pues son palabras reservadas por el Derecho de la Unión Europea a los productos de origen animal.

El caso que dio origen a esa decisión se originó en Alemania en una demanda presentada en contra de la empresa TofuTown que elabora y distribuye alimentos vegetarianos y veganos y que usaba denominaciones como “mantequilla de tofu Soyatoo”, “queso vegetal”, “Veggie-Cheese”, “cream” y otras similares.

Con esta decisión se aclaró a los europeos que los productores en realidad no tienen que ordeñar las semillas de soya para producir la leche de soya.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net