Periódico, lentes y pluma

 

La semana pasada fue noticia en varios diarios del mundo la millonaria adjudicación por daños que un tribunal federal en Sídney, Australia, ordenó a favor del actor australiano Geoffrey Rush por difamación derivada de la noticia publicada por el Daily Telegraph sobre comportamiento sexual inapropiado con una actriz.

Como era de esperarse, Nationwide News, editora del Daily Telegraph, periódico publicado en Sídney, presentó una apelación en contra de la decisión del juez del tribunal federal Michael Wigney que concluyó que la noticia publicada por el diario era difamatoria por ser vaga e imprecisa y adjudicó a Rush una compensación por daños de 2.9 millones de dólares australianos, que incluyen 1.98 millones por pérdidas económicas pasadas y futuras, 850,000 por daños no económicos por la angustia y dolor sufridos y 42,302 por intereses de la cantidad menor.

Esta adjudicación es la mayor que se ha adjudicado por difamación en un tribunal australiano.

Al considerar que el primer proceso estuvo plagado de errores que beneficiaron a la defensa de Rush, quien entre otras películas participó en 2010 en El Discurso del Rey, el diario pretende que en la apelación los jueces concluyan que no se deben daños o que se declare nulo el proceso y se ordene la reposición de este.

Entre otras, los abogados del Daily Telegraph argumentan que la adjudicación de 850,000 dólares por daños no económicos es excesiva y que el juez Wigney al calcularla no debió haber seguido el razonamiento que el Tribunal Superior de Victoria hizo en el caso que contra un diario presentó la actriz Rebel Wilson.

En el caso de Wilson, por presuntos artículos difamatorios, el juez ordenó al grupo editorial Bauer Media a pagar a la actriz 650,000 dólares por daños generales y 3.91 millones por daños específicos, considerando que el daño a la reputación de la actriz “no tiene precedente”. En apelaciones, sin embargo, la cantidad se redujo considerablemente porque se consideró que no se habían probado suficientemente los daños económicos sufridos por la actriz.

En Australia, los daños no económicos en casos de difamación tienen un tope de 398,500 dólares. En el caso de Wilson y en el de Rush, los jueces concluyeron que, al haber habido un daño excesivo, el tope no debía aplicar.

Este lunes, durante la audiencia preliminar de la apelación, la abogada del Daily Telegraph, Clarissa Amato, expuso que el criterio del tribunal de Victoria en el caso de Wilson para la adjudicación de daños no económicos fue “claramente equivocado y no debía haber sido seguido” por el juez federal Wigney.

Al término de esta audiencia, el juez Anthony Besanko dejó entrever la posibilidad de que el asunto de la adjudicación de compensación por daños se ventile de forma separada ante una banca de cinco jueces en lugar de la tradicional de tres.

Cabe señalar que en la apelación del caso de Rebel Wilson, el tribunal estuvo de acuerdo en elevar el monto por los daños no económicos. Ya veremos cómo va la apelación de este caso en el que, aparentemente, la defensa del diario cometió algunos errores que terminaron por darle la victoria al actor.

Más información smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net