Captura de pantalla de ReDigi

El Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito de los Estados Unidos ratificó que la venta de archivos digitales es una reproducción no autorizada y viola derechos de autor, pero el tribunal sí considera viable la venta de una colección de canciones en un dispositivo de memoria USB.

A principios de esta década, ReDigi intentó crear un mercado para la venta de los archivos digitales comprados en iTunes, con base en la Doctrina de la Primera Venta, que permite al propietario de una copia en particular, un disco por ejemplo vender o deshacerse de esa copia sin responsabilidad de derechos de autor.

Esa ha sido la doctrina legal que sirve de base para la venta de libros usados y tiendas de discos de segunda mano.

La industria discográfica se opuso al servicio de ReDigi, y la empresa perdió el caso, pero apeló la decisión. Después de cinco años el panel de jueces del Segundo Circuito resolvió la apelación estableciendo que sí hay una reproducción no autorizada en juego cuando los consumidores usan ReDigi para revender sus archivos digitales producen una nueva copia del archivo digital, es decir, una reproducción.

ReDigi salió con una versión 2.0 en la que intentó aprovechar la computación en la nube de una manera más fuerte, mercado que el panel de apelación ve con simpatía al señalar que “…Se puede imaginar fácilmente un mercado secundario para los primeros compradores que coloquen de manera rentable 50 o 100 (o más) canciones en un dispositivo económico, como una unidad de memoria y lo venden”.

Como en la década de los 80 existía un mercado de casettes.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net