0
0
0
s2smodern
Imagen de Blurred Lines

En el caso de plagio promovido en contra de Robin Thicke y Pharrell Williams, por la canción Blurred Lines, se ha dictado lo que parece ser la sentencia definitiva, que después de cinco años de litigio obliga a los cantautores a pagar 4,983,766.85 dólares a la sucesión de Marvin Gaye.

En atención a una sentencia de apelación, un juez federal determinó de una vez por todas que Robin Thicke y Pharrell Williams deberán pagar a la familia de Marvin Gaye por plagiar Got to Give It Up en la canción Blurred Lines.

Thicke y Pharrell previamente perdieron el caso en 2015 con un veredicto que decidió que tendrían que pagar en el rango de 7 millones de dólares, que luego se redujo a 5.3 millones. La canción en sí género en su momento de lanzamiento 16 millones.

El caso luego entró en proceso de apelaciones, que Thicke y Pharrell oficialmente perdieron a principios de este año.

En la nueva sentencia dictada en consecuencia, se ordena a Thicke y Pharrell pagar a la familia de Gaye los casi 5 millones de dólares, repartidos entre los dos artistas y la compañía de publicaciones Pharrell, More Water From Nazareth.

El costo cubre los daños y perjuicios otorgados a la familia Gaye, así como la sanción por infracción de derechos de autor. Los Gaye también tienen derecho a recibir intereses sobre la indemnización por daños reales y las ganancias respectivas por un total de 9,097.51. Se acumularán intereses adicionales hasta que el dinero se pague por completo. Además en el futuro, la familia Gaye tiene derecho la mitad de las regalías generadas por la composición de Blurred Lines y los ingresos por publicación.

El caso ha generado un precedente que ha llamado la atención en el mundo de la música. Jeff Peretz, profesor de la Escuela de Música Clive Davis de la Universidad de Nueva York, lo explica así: “Las canciones son diferentes en su estructura melódica y armónica. Eso es un hecho matemático. Pero son muy similares en su estructura rítmica y su "vibra", pero hasta este caso en particular, eso nunca fue algo protegido por derechos de autor... En el futuro, tal vez el ritmo se tome un poco más en serio como factor determinante” en las demandas de plagio.

Más información vulture.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern