Pyotr Pavlensky durante proceso en Moscú

El jueves de la semana pasada, el artista ruso del performance Pyotr Pavlensky, conocido por haber clavado su escroto al pavimento frente al Mausoleo de Lenin en San Petersburgo, fue liberado de la prisión francesa en la que estaba en prisión preventiva.

Pavlensky, quien ha denunciado el régimen de Vladimir Putin en Rusia y que pidió asilo político en Francia, también ha criticado el sistema francés y después de haber incendiado una puerta del Banco de Francia denunciando “a los banqueros que tomaron el lugar de los monarcas”, fue detenido y puesto en prisión preventiva.

No es la primera vez que incendia una puerta como parte de un performance. En 2016 fue procesado en Moscú por haber incendiado la puerta del Servicio Federal de Seguridad, performance que tituló El incendio de la puerta de Lubyanka.

En enero de 2017, a raíz de una acusación de agresión sexual presentada en su contra por la actriz rusa Anastasia Slonina, Pyotr Pavlensky, su pareja Oksana Shalygina y sus hijos huyeron de Rusia pues acusaron la denuncia como una persecución política. Llegaron a Francia, país en el que pidieron asilo político.

Por haber incendiado la puerta del Banco de Francia, Pavlensky quedó en detención en la prisión de Fleury-Mérogis en los suburbios de París, cuyas condiciones fueron denunciadas por Pavlensky a través de la cuenta de Facebook de Oksana Shalygina como peores que las de la prisión de Moscú. Pavlensky escribió que los guardias franceses “avientan [a los prisioneros] al suelo, los estrangulan hasta que [la garganta] suena, tuercen sus brazos, jalan las esposas por detrás para que la piel de las muñecas se abra”. Denunció, además, haber estado en confinamiento en solitario y que “es claro que la administración se está burlando de mi”.

Durante la audiencia de la semana pasada, según declaró Oksana Shalygina a Radio France Internationale (RFI), la fiscalía “dio un largo discurso sobre las cinco razones por las que [Pavlensky] definitivamente no podía ser puesto en libertad” y pidió diez años de prisión bajo el argumento de que Pavlensky podía salir “para volver a hacer todo otra vez”.

Oksana Shalygina dijo también que el representante del Banco de Francia que acudió a la audiencia amenazó con demandar a Pavlensky por difamación, a lo que el ruso respondió que la institución “es el símbolo de la destrucción de todas las iniciativas revolucionarias, que financió la destrucción de 35,000 personas”.

Al término de la audiencia, el tribunal que revisa el caso decidió dejarlo en libertad, reportándose periódicamente a la estación de policía, y se fijó enero de 2019 como fecha de inicio del proceso.

Mientras tanto, afuera del tribunal se manifestaron integrantes de Femen de la misma forma en que Pavlensky manifestó su apoyo en Rusia a las integrantes de Pussy Riot cuando fueron detenidas: cosiendo sus labios como señal de represión.

Pavlesnky, ¿artista incomprendido o un inconforme más?

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net