Theerawan Charoensuk sosteniendo el tazón rojo

Por haber colocado en su perfil de Facebook una fotografía sosteniendo con un tazón rojo con saludos de los depuestos primeros ministros y hermanos, Thaksin y Yingluck Shinawatra, de Tailandia, una mujer enfrenta cargos por sedición, un delito que lleva aparejada una pena en prisión de hasta siete años.

La imagen es de Theerawan Charoensuk, de 57 años de edad, quien sostiene en una mano el tazón rojo símbolo de año nuevo, aparentemente regalo de Thaskin Shinawatra, y con una leyenda de apoyo al depuesto líder, aunque la misma no se alcanza a leer completamente. El rojo es el color con que se ha identificado el apoyo a Thaskin Shinawatra, por los conocidos “camisas rojas”. El amarillo es el color de la Junta Militar que gobierna Tailandia desde el golpe de estado de 2014.

Thaskin Shinawatra fue depuesto en un golpe de estado el 19 de septiembre de 2006, tras lo cual se autoexilió. En Tailandia se han seguido varios procesos en su contra por diversos delitos y en 2008 fue juzgado y condenado a dos años de prisión por una venta fraudulenta de bienes inmuebles a su esposa. Al no haber regresado a Tailandia, se considera prófugo de la justicia.

Por su parte, su hermana, Yingluck Shinawatra, depuesta también en un golpe de estado ocurrido en mayo de 2014, enfrenta actualmente proceso por negligencia y abandono de deberes en relación con el programa oficial de prenda a los productores de arroz del país.

En defensa de las imputaciones a Theerawan Charoensuk por su tazón rojo, se manifestó el líder de la Junta, general Prayuth Chan-ocha, para quien el asunto es de seguridad nacional: “Tienen que ver: la foto es sobre un hombre que quebrantó la ley. ¿No es el apoyo a una persona que quebrantó la ley y huyó del proceso penal una acción equivocada?”.

El vice primer ministro, general Prawit Wongsuwan, también defendió los cargos: “Díganme si piensan que lo que ella hizo no fue provocativo o conducente a división en la sociedad. No queremos arrestar a nadie. Pero esas personas deben escuchar nuestras advertencias y no tomar parte en actividades políticas”.

Sin embargo, para Brad Adams, director para Asia de Human Rights Watch, “el miedo de la Junta tailandesa hacia un tazón rojo de plástico muestra que su intolerancia hacia la disidencia ha llegado al punto del absurdo total”.

“Cuando las cortes militares procesan a personas por sedición por subir fotos con regalos de festividades de líderes depuestos, es claro que el final de la represión no se encuentra a la vista”, concluyó Adams.

Por lo pronto Theerawan Charoensuk fue puesta en libertad bajo fianza después de haber pagado 100,000 bahts, equivalentes a US$2,835.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de theguardian.com