En Tailandia un juez giró orden de aprehensión en contra del magnate y ex primer ministro Thaksin Shinawatra, acusado de terrorismo por supuestamente alentar la violencia de los llamados Camisas Rojas, seguidores de su movimiento Frente Unido por la Democracia contra la Dictadura.

 

Fue el departemento de Investigaciones Especiales de la Policía el órgano encargado de solicitar que se girara la orden, mostrando para ello como evidencia un vídeo en donde aparece el ex primer ministro instigando a sus seguidores a cometer actos violentos. En Tailandia, la sanción máxima por el delito de terrorismo es la pena de muerte.

 

 

Se ha dicho que Shinawatra se comunica con sus seguidores diariamente desde el exilio, sin embargo, la semana pasada, el ex primer ministro emitió un comunicado de prensa en donde niega ser el líder de los Camisas Rojas y responsabiliza al gobierno por no haber detenido oportunamente las recientes manifestaciones violentas ocurridas en el país.

 

Thaksin Shinawatra ha sido una figura importante en su país pues su vida es la vida de una persona que se formó de un medio rural hasta convertirse en el hombre más rico del país.

 

Antes de llegar al poder, Shinawatra ya tenía varias empresas dedicadas a telecomunicaciones. Sin embargo, en el 2001 cedió sus bienes a sus familiares para poder acceder al poder como primer ministro, tras haber obtenido su partido político una mayoría aplastante de escaños en el Parlamento tailandés.

 

En el 2006, su familia vendió el 46,9% de las acciones de Shin Corporation, su empresa de telefonía, a una empresa de Singapur, en una operación que bajo las leyes tailandesas era ilegal, por ser un área estratégica del estado que no podía recibir inversión extranjera, y porque fue libre de impuestos.

 

Esta transacción generó suspicacia y desembocó en un golpe de estado el 19 de septiembre de 2006, año en el cual Thaksin salió del país rumbo al exilio.

 

Los tribunales tailandeses han girado diversas órdenes de aprehensión en contra del ex primer ministro y en el 2008 fue juzgado y condenado a dos años de prisión por una venta fraudulenta de bienes inmuebles a su esposa. Sin embargo, no se le ha podido capturar pues aunque se piensa que se exilia en Inglaterra, su paradero permanece secreto en este momento.

 

Y mientras se busca al ex primer ministro, las autoridades tailandeses, en vista de los disturbios, han decidido ampliar el toque de queda hasta el próximo sábado.

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It