El muy conocido incidente de las nueces de macadamia de Korean Air abre un nuevo capítulo con la demanda civil que la azafata blanco de la ira de la vicepresidente de la aerolínea presentó ante una corte en los Estados Unidos pidiendo compensación por daños a la rica heredera por el abuso físico y verbal, y la humillación que sufrió el pasado 5 de diciembre.

Recapitulemos. Los bochornosos eventos ocurrieron el 5 de diciembre de 2014 cuando, estando el avión de Korean Air circulando en la pista del aeropuerto en Nueva York, Estados Unidos, Heather Cho, hija del propietario de la línea aérea y viajando como vicepresidente de la empresa, hizo que la aeronave regresara a la puerta de embarque exigiendo que la sobrecargo que estaba en entrenamiento, Kim Do-hee, se bajara del avión porque había servido en primera clase las nueces de macadamia en bolsita y no en un plato como lo indica la norma de calidad en el servicio de la empresa.

El berrinche de la vicepresidente no solo implicó once minutos de retraso en la llegada del avión, con 250 pasajeros a bordo, a su destino sino también retrasos en el mismo aeropuerto de Nueva York lo que implica el haber infringido normas de aviación civil.

Por la trascendencia del hecho, Heather Cho se disculpó públicamente y renunció a su empleo en Korean Air y a otro cargo que ejercía en otra empresa del grupo de su padre, Hanjin Group. Pese a ello y a que su padre también ofreció disculpas por el mal comportamiento de su hija, los hechos fueron denunciados.

Así, el pasado mes de febrero una corte coreana sentenció a un año de prisión a Heather Cho por haber infringido leyes de seguridad de aviación.

Mientras Heather Cho apela la sentencia emitida en Corea y que la pone tras las rejas, ahora tendrá que combatir la demanda civil que Kim Do-hee, la azafata involucrada en el asunto presentó en su contra el lunes de esta semana ante la Corte Suprema del estado de Nueva York, en el condado de Queens, en Nueva York, Estados Unidos.

De acuerdo con el abogado que la representa, Andrew J. Weinstein, “la evidencia de este caso demostrará que las acciones de Heather Cho no solamente fueron humillantes, degradantes y nocivas para Kim, sino también emblemáticas de la arrogancia desenfrenada e inquietante sentido de derecho de Cho”.

El abogado Weinstein, de la firma legal Weinstein, agregó que “está confiado en que el sistema legal de Nueva York encontrará a Cho civilmente responsable por los inmensos daños que ha causado a la carrera, reputación y bienestar emocional de Kim”.

Kim Do-hee declaró que la empresa de aviación le ofreció en le pasado un puesto de profesor universitario a cambio de que no declarara en contra de Heather Cho, propuesta que ella rechazó. Y ahora, aprovechando la condena en Corea del Sur y con ello la constatación de los hechos ocurridos a bordo del avión, está solicitando una compensación por daños punitivos lo que significa que pretende una sanción que sea ejemplar, en una cantidad que será definida durante el proceso.

Unas nueces que están saliendo muy costosas.

Más información koreaherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net